Algunos de los principales representantes de la banca española han asistido este mediodía en Las Arenas (Getxo) al funeral por Emilio Ybarra Churruca, quien falleció a los 82 años de edad el pasado miércoles en Madrid a consecuencia de un derrame cerebral. La Parroquia de Las Mercedes ha acogido el sepelio al que ha acudido la familia de quien fuera presidente del BBVA durante once años, así como a representantes del mundo de las finanzas y la banca, de la politica y de diversas instituciones vascas.

Entre los presentes se encontraba el actual presidente del BBVA, Carlos Torres Vila, quien ha expresado su agradecimiento a Ybarra por su «extraordinaria labor» al frente de la entidad financiera. Junto a él también ha acudido el presidente de Caixabank, Jordi Gual, el director de la Fundación BBVA, Rafael Pardo, o el ex presidente de Kutxabank, Mario Fernández.

Entre la clase política, el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, que ha acudido en representación del Ejecutivo y ha destacado la aportación de Ybarra al mundo de la banca, así como el «trato cordial y respetuoso que siempre mantuvo con él. Erkoreka ha recordado su empeño por mantener la sede social de la entidad en Euskadi. También ha acudido el presiodente del PP vasco, Alfonso Alonso, acompañado de su presidente en Alava, Iñaki Oyarzabal, así como otras personalidades del ámbito de la cultura y la sociedad vasca.

Un hombre «íntegro»

Todos ellos han arropado a la puerta de la iglesia a los hijos del banquero fallecido: Emilio Ybarra Aznar, actual vicepresidente de Tubos Reunidos, su hermano, Ignacio, presidente de Vocento y las dos hijas del banquero, María y Lucía.

Durante la homilia, el oficiante, amigo de la familia, ha subrayado la trayectoria de Ybarra de la que ha asegurado que vivió con «plenitud e inmunidad a la devaluación de los principios». Ha recordado que tras su muerte, ha dejado «un estado luminoso» además de «su integridad, su constancia, su pensamiento recio, su religiosidad y su amor por el paisaje y paisanaje de España». Tras la lectura del evalgelio referido a la resurrección de Lázaro, el oficiante ha destacado el caracter «patriótico» que mostró en vida Emilio Ybarra, «siempre en busca del bienestar de los españoles».

Ybarra acumuló una larga trayectoria empresarial, primero en la empresa Arconera, dedicada a la gestión de las princiaples minas vizcaínas y tras lo cual pasó al ámbito de las finanzas en el Banco Bilbao. Fue él quien lidero, tras la fusión del Banco Bilbao y el Banco Vizcaya, la presidencia durante más de una década del BBV. En su etapa se forjó la integración de Argentaria, lo que le llevó a la presidencia, junto a Francisco González, de la nueva entidad, el BBVA.

La salida de la entidad estuvo contaminada por las acusaciones de haber mantenido una contabilidad oculta en paraísos fiscales desde 1987. La condena inicial de la Audiencia Nacional  fue revertida después con la absolución que dictó el Tribunal Supremo.