Banco Santander reclama el fin de la inestabilidad política en España. El mayor banco de la Eurozona por valor de mercado aboga por la formación de un gobierno en España «cuanto antes», después de que este martes haya sido rechazada la investidura del líder socialista Pedro Sánchez.

El consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, ha asegurado este martes que contar con un ejecutivo estable en un plazo reducido sería la mejor noticia para la economía nacional.

«Tener un gobierno estable da certidumbre y eso favorece las dinámicas de inversión y la confianza de los agentes económicos. Nos gustaría que hubiese un gobierno cuanto antes», ha indicado Álvarez a preguntas de los periodistas durante la rueda de prensa de presentación de los resultados del banco en el primer semestre de 2019.

El consejero delegado del mayor banco de la Eurozona por valor de mercado rehusó, en cualquier caso, pronunciarse sobre la posibilidad de un Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos: «No nos corresponde a nosotros decidir cuál debe ser la composición del gobierno. Lo que necesitamos es un gobierno estable que ofrezca un horizonte de certidumbre a medio plazo», apuntó.

Álvarez señaló que los analistas nunca les preguntan por el caso Orcel y defendió la buena gestión del equipo directivo actual

Álvarez tampoco quiso entrar en posibles políticas económicas y negó que el banco haya mantenido ningún tipo de contactos con los principales partidos políticos del país. «Nosotros nos dedicamos a hacer negocio bancario», atajó.

El consejero delegado de Santander hizo estas apreciaciones tras presentar las cuentas del banco, que cerró el primer semestre con un beneficio de 3.231 millones de euros. Pese a que estas cifras representan un recorte del 14% respecto al mismo periodo del año anterior, la dirección de la entidad se ha mostrado satisfecha con la evolución del negocio.

Tanto que Álvarez ha enarbolado estas cifras como muestra de la buena labor que está realizando el equipo gestor de Santander. El consejero delegado de la entidad hizo esta apreciación ante las preguntas sobre el fichaje frustrado del banquero italiano Andrea Orcel y el conflicto legal que mantienen con él. «En las reuniones con analistas nadie nos pregunta por esto», ha indicado Álvarez tratando de restar importancia a un pulso judicial en el que el banco ya ha afirmado que va a defenderse «con contundencia».

La satisfacción del banco con sus cuentas se ha visto respaldada por la reacción del mercado. Las acciones de Santander han remontado este martes un 3,65%, en lo que ha representado su mayor escalada desde el pasado 4 de enero. En un sólo día, se ha anotado más de 2.360 millones de euros de capitalización. «Hoy ha pesado más la buena evolución de las regiones de Norteamérica (recuperación en Estados Unidos, fuertes volúmenes en México) y Sudamérica, y el mejor resultado a lo esperado de España. Así como la visibilidad de crecimiento de los mercados emergentes», explica Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Durante su intervención, Álvarez ha reconocido que el escenario de tipos bajos por largo tiempo que se plantea en Europa abre un escenario muy difícil para la banca, «al que nos tenemos que adapatar», pero se mostró convencido de que «estamos en buen camino para alcanzar nuestros objetivos».

En este sentido, el consejero delegado de la entidad negó con rotundidad que el banco se plantee cobrar a los clientes minoristas por sus depósitos y reafirmó la disposición del banco de cumplir con su plan de distribuir mediante dividendos entre el 40 y el 50% del beneficio, a pesar de las recientes advertencias de los reguladores.