Bankia obtuvo un beneficio neto de 400 millones de euros en el primer semestre de 2019, lo que supone un descenso del 22,3 % con respecto al mismo periodo de un año antes, afectado, fundamentalmente, por un menor volumen de resultados por operaciones financieras.

En un hecho relevante remitido este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la entidad ha explicado que pese a esta caída, el negocio puramente bancario alcanzó los 639 millones, el 0,3 % más, gracias a la positiva evolución de la actividad comercial y el impacto positivo de la contención de costes.

En una nota, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que el banco ha alcanzado un beneficio de 400 millones a pesar de la coyuntura «ciertamente compleja desde el punto de vista de tipos de interés», y que un trimestre más, la entidad ha mostrado una mejora en la calidad del balance y está generando capital de forma orgánica.

«De hecho, somos la entidad con mayor nivel de solvencia dentro de los grandes bancos», ha dicho el presidente de Bankia, entidad que cerró el semestre con una ratio de capital CET1 fully loaded del 12,91 %, 52 puntos básicos más.