BBVA registró un beneficio neto de 2.442 millones de euros durante el primer semestre de este año, lo que supone un descenso del 3,7% respecto al mismo periodo del año anterior, según ha informado este miércoles el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En el segundo trimestre, el beneficio se elevó hasta 1.278 millones de euros, un 10% más frente al primer trimestre del año. En términos interanuales, el beneficio trimestral fue un 6% más si se excluye BBVA Chile, es decir, con el mismo perímetro de negocio o un 2,6% más, al incluir BBVA Chile.

Este resultado se vio impulsado por el «fuerte» crecimiento de los ingresos recurrentes, con un aumento de doble dígito en el margen de intereses, y por los menores saneamientos crediticios. El margen de intereses de BBVA avanzó un 7,4% en el primer semestre frente al mismo periodo de 2018 en términos corrientes (+9,9% en términos constantes) hasta los 8.987 millones de euros, con una evolución positiva en la mayor parte de las áreas de negocio.

Por su parte, los ingresos por comisiones netas alcanzaron 2.470 millones de euros (+1% en euros corrientes; +2,8% en constantes). La suma de ambas líneas, consideradas los ingresos recurrentes del negocio bancario, crecieron un 6% (+8,3% en términos constantes), alcanzando los 11.457 millones de euros. A pesar de la reducción de los resultados de operaciones financieras (ROF), el margen bruto alcanzó 11.989 millones de euros en el semestre, un 3,7% más que en el mismo periodo del año anterior (+6,0% en términos constantes).