Red Eléctrica ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio neto de 362,2 millones de euros, un 1,5 % más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Según ha comunicado este miércoles la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el importe neto de la cifra de negocio sumó 993 millones de euros, un 0,3 % más que en el mismo semestre de 2018.

Esta cifra recoge la retribución de la actividad de transporte de electricidad en España, así como los ingresos regulados por la operación del sistema, la actividad externa de telecomunicaciones en España y los ingresos derivados de la actividad internacional.

El beneficio bruto operativo o ebitda alcanzó los 779,4 millones de euros, un 0,3 % más que el obtenido en los seis primeros meses de 2018, «reflejando la consolidación de las medidas de eficiencia implementadas».

La empresa transportista y operadora del sistema eléctrico señala que ha reducido un 3,9 % sus costes de aprovisionamientos y otros gastos de explotación en el periodo hasta los 173,7 millones.

Reducción de inversiones

En cuanto a las inversiones, alcanzaron los 166,1 millones de euros, un 9,2 % inferior al primer semestre de 2018.

De estos, 133,1 millones de euros se han destinado al desarrollo de la red de transporte de España.

La empresa recuerda que el pasado 5 de julio la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó los proyectos de circulares para establecer la metodología del cálculo de la retribución de la actividad de transporte de energía eléctrica y del operador del sistema eléctrico, principales actividades de Red Eléctrica.

Asimismo, el 25 de julio se inició el trámite de información pública del proyecto de circular sobre las instalaciones tipo y los valores unitarios de referencia de operación y mantenimiento de las instalaciones de transporte.

Ambos desarrollos son clave para el negocio y las inversiones de la compañía que recuerda que las alegaciones al primer trámite finalizan el 9 de agosto y, al segundo, el 16 de septiembre.

La deuda financiera neta del grupo era de 4.485 millones al cierre de junio frente a los 4.682 de finales de 2018.