El fundador de Inditex, Amancio Ortega, posee la mayor fortuna de España. Europa Press

Economía | Finanzas

Por qué España es un buen país para hacerse millonario

Hace pocos años, coincidiendo con la crisis financiera que asoló la economía española, se puso de moda presumir de los logros de los deportistas españoles. El «soy español, ¿a qué quieres que te gane?» se extendió por las redes sociales al calor de los éxitos de los equipos nacionales de fútbol, baloncesto o tenis entre otros muchos.

En un país con cifras de deuda récord o con tasas de desempleo disparadas a pocos se les habría ocurrido extender tan presuntuosa pregunta al ámbito económico. Pero lo cierto es que también ahí había un factor en el que España, pese a la crisis, podía sacar pecho frente a gran parte de las economías avanzadas: la creación de nuevos millonarios.

Tras este término no sólo se encuentran nombres ilustres como los de Amancio Ortega, Rafael del Pino, Juan Roig, Florentino Pérez, Ana Botín o Alicia Koplowitz. La lista es mucho más abultada. El número de españoles con un patrimonio valorado en más de un millón de dólares (algo más de 900.000 euros) se multiplicó por más de cinco veces desde el inicio del milenio hasta alcanzar en 2019 los 979.000, según los datos del Informe de la Riqueza Mundial 2019, publicado el pasado octubre por Credit Suisse Research Institute.

Desde 2013, el número de millonarios en España ha crecido un 160%, frente a un 51% a nivel global

Este incremento supera con mucho la media mundial, que se triplicó durante ese periodo, hasta los 46,9 millones, una diferencia que se ha fraguado en gran medida en los últimos seis años: desde 2013, la cifra de millonarios españoles se ha elevado un 160%, frente al 51% que ha crecido a nivel mundial.

Y, por si esto no fuera suficiente, la firma suiza calcula que España seguirá generando millonarios a un ritmo superior a la media mundial, con un crecimiento estimado hasta 2024 del 42% -hasta rozar los 1,4 millones de personas-, que supera con mucho las cifras de países como Noruega, Brasil, Estados Unidos, Australia, Italia o Francia.

Con estas cifras sobre la mesa, la pregunta parece evidente: ¿qué hace de España un lugar tan prolífico para la aparición de millonarios? Y, lógicamente, la respuesta no puede desligarse de las elevadas tasas de crecimiento de las que ha disfrutado la economía española en los últimos años, pero la explicación precisa de muchos más matices.

Para Jorge Coca, profesor del Programa Private Wealth Management del IEB, hay dos cuestiones clave que han dado un impulso especial al número de millonarios en España en los últimos años.

Uno ha sido el notable rendimiento del sector inmobiliario tras el pinchazo de la crisis. Según datos de Idealista, el precio por metro cuadrado de la vivienda a la venta en España se ha elevado más de un 16% en los últimos tres años, una revalorización que resulta mucho más llamativa en las grandes ciudades, como Madrid o Barcelona.

En un país como España, en el que ha existido una tendencia cultural a la inversión en inmuebles, la revalorización de estos activos tiene un peso muy significativo en la evolución del patrimonio de los ciudadanos. Y además, precisamente la reciente crisis, ha permitido a las fortunas más acaudaladas incrementar a precios asequibles sus carteras inmobiliarias, que posteriormente les han generado rendimientos ostensibles.

El otro factor mencionado por Coca está relacionado con el singular tejido empresarial español en el que predominan las pymes y las empresas familiares. Según el Instituto de la Empresa Familiar, en España existen 1,1 millones de empresas familiares, que representan el 89% del total de las compañías registradas en el mercado nacional.

Estas empresas no sólo han podido beneficiarse de un entorno macroeconómico favorable que ha impulsado sus ganancias, sino que en un escenario global marcado por la abundancia de liquidez -por las políticas de tipos de interés en mínimos y las medidas de estímulo diseñadas por los bancos centrales- han sido en muchos casos objeto de traspasos, con los consiguientes ingresos para sus propietarios.

Así, desde la propia Credit Suisse corroboran que el crecimiento de la base de millonarios en España en los últimos años ha provenido de la base de los emprendedores, que han podido aprovechar un escenario muy propicio para sus negocios.

Tanto en el buen tono del mercado inmobiliario como en los traspasos de empresas familiares ha sido fundamental la entrada de dinero extranjero. Como sugiere Coca, «durante la crisis a España se le puso el cartel de barato y eso ha atraído importantes fondos desde el extranjero». Así, según los datos del Ministerio de Economía, la inversión extranjera bruta en España durante el último lustro ha promediado unos 35.471 millones de euros, casi un 60% más que en el lustro anterior.

A estos factores, obviamente, se añaden otros de tipo más general como el fuerte rendimiento que han disfrutado en los últimos años los activos financieros -el índice bursátil mundial MSCI ha registrado crecimientos anuales del 13% durante la última década-, que tienen un mayor peso en las carteras de los grandes patrimonios. Según datos del Banco de España, un 11,2% de la cartera del grupo de españoles con mayor renta está basada en activos financieros.

En la parte negativa de la balanza, estos factores también han generado un evidente incremento de la desigualdad. En 2018 el Banco de España publicó un informe que mostraba que entre 2008 y 2014 el porcentaje de riqueza neta total en manos del 10% de la población española con mayor patrimonio se elevó del 44 al 53%.

No obstante, este análisis sugería también que, a diferencia de en términos de renta o consumo, donde el nivel de desigualdad de España es superior a la media de los países de su entorno, la situación variaba al medirla en términos de riqueza, lo que se explicaría por la concentración generalizada de ahorro, también entre las clases menos pudientes, en activos inmobiliarios.

La fuerte entrada de inversión extranjera en España ha favorecido el auge de los grandes patrimonios

Sea como fuere, muchos de los factores que han contribuido durante los últimos años a impulsar la riqueza de los españoles con mayor patrimonio muestran a día de hoy un potencial mucho más reducido que a la salida de la crisis, lo que podría poner en entredicho la previsión de crecimiento del número de millonarios en los próximos años. Al fin y al cabo, como señala Coca, «la evolución de los grandes patrimonios suele ir muy ligada al ciclo económico».

Sin embargo, el experto del IEB sí detecta un cambio en el modo de gestionar esa riqueza respecto a momentos anteriores, que viene marcado por una mayor profesionalización, visible, entre otras cuestiones, en el impulso que ha experimentado la creación de instrumentos de inversión como los family offices. Esta mayor profesionalización, apunta Coca, debería traducirse en una mejor gestión de riesgos y capear con menos dificultades la amenaza de una crisis.

Más allá de contados golpes de suerte o herencias, unirse al selecto club de los millonarios en los próximos años parece requerir moverse con éxito en las aguas de los cambios que se atisban en la economía mundial. «La principal tendencia para el futuro gira en torno a los criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (en inglés, ESG) y la inversión de impacto: en un contexto en el que la riqueza se transfiere desde la generación del baby boom a las generaciones más jóvenes –que se prevé que sea la mayor transferencia de riqueza de la historia–, cada vez hay más interés por la adopción de un enfoque sostenible a la inversión», explican en este sentido en Credit Suisse.

Si los grandes patrimonios españoles aciertan en sus movimientos en ese entorno es posible que durante el próximo lustro España pueda seguir presumiendo de ser una de las más prolíficas ‘fábricas’ de millonarios. Aunque también es probable que, si no se es uno de ellos, los españoles obtengan más satisfacción en alardear de éxitos deportivos que de vecinos acaudalados.

Comentar ()