Economía

Ortega, Del Pino, Benetton y Grifols, las grandes familias que triunfan en el Ibex

El máximo accionista de Inditex, Amancio Ortega. EFE

El ejercicio 2019 está siendo muy complicado en la bolsa española. Las episódicas acometidas de amenazas como la guerra comercial o el Brexit, unidas a las evidencias de una desaceleración generalizada de la economía global, han dado pie a múltiples vaivenes sobre el parqué, azuzando los nervios de los inversores.

Y sin embargo, lo cierto es que el presente está lejos de resultar, hasta la fecha, un año negativo. El Ibex acumula hasta el cierre de octubre unas ganancias de hasta el 8,4%. Un desempeño en el que entre los vencedores resaltan varias de las empresas que cuentan entre sus accionistas de referencia con grandes inversores particulares o familias, que han podido anotarse sustanciosas ganancias -latentes- a lo largo del ejercicio.

Es ese el caso de la empresa más rentable del selectivo español en 2019: Cellnex. El grupo de infraestructuras de telecomunicaciones, cuyas acciones acumulan al cierre de octubre una revalorización del 96% desde el inicio del año, ha deparado notables alegrías a sus principales accionistas, la familia italiana Benetton.

La familia italiana Benetton se ha beneficiado del espectacular desempeño en bolsa de Cellnex

Esta saga, fundadora de la popular marca de moda Benetton Group, está en el capital de Cellnex a través de Connect, una sociedad que controla el 29,9% de la compañía española y en la que ellos tienen una participación del 55%; es decir, controlan un 16,5% de Cellnex.

Esta participación está valorada a día de hoy en unos 1.905 millones de euros, 971,5 millones de euros más de lo que valían sus acciones a inicios de año -y eso que por entonces controlaban un 18% del capital-, aunque también es cierto que para ello han tenido que desembolsar 216 millones de euros en la ampliación de capital del pasado febrero y ahora tendrán que volver a aportar otros 412 millones, en una nueva ampliación para mantener sin cambios su participación. Entre medias, la venta del 1,5% del capital les debió reportar, alrededor de 150 millones.

En cualquier caso, los Benetton no son, ni mucho menos, la familia más exitosa del Ibex en el año. No, al menos, en términos nominales, porque en ese campo arrasan Amancio Ortega y su hija Sandra.

Entre ambos controlan un 64,3% del capital (un 59,3% Amancio y el 5% restante Sandra), que al cierre de 2018 alcanzaba una valoración de 44.822 millones de euros y que hoy, después de que Inditex se haya sacudido su mala racha de los últimos años revalorizándose más de un 27%, capitaliza más de 56.000 millones, a los que habría que sumar los 882 millones que entre ambos se han embolsado en concepto de dividendos este año.

Lógicamente, las familias que como los Ortega cuentan con inversiones de mayor valor en el mercado son las que resaltan en el lado de las ganancias cuando las cosas le van bien a sus empresas. En este grupo también es significativo el éxito cosechado en 2019 por la familia Del Pino, propietarios de alrededor del 35% del capital del grupo de infraestructuras.

Esas acciones han experimentado a lo largo de 2019 una revalorización próxima a los 2.300 millones de euros, hasta un total de 6.827 millones, gracias al buen desempeño de la compañía, que acumula ganancias del 51,8% en el año. Sólo los Ortega ostentan hoy en día una participación más valiosa en una compañía del Ibex.

También está siendo un año más que rentable para la familia Grifols, que controlan algo más del 30% del capital de la empresa de hemoderivados del mismo nombre. El buen desempeño del negocio y la buena acogida del mercado a la compra de una participación en el grupo chino Shanghai RAAS han sido premiados por los inversores con un incremento de la cotización del 26,85%, que para los Grifols ha supuesto sumar unos 785 millones a la valoración de sus títulos, cuyo valor de mercado actual alcanza los 3.790 millones.

Los Entrecanales, Florentino Pérez y Carlos Fernández también han visto crecer el valor de sus títulos

Otra gran familia favorecida por las evoluciones del mercado en 2019 son los Entrecanales, poseedores de alrededor del 60% del capital de Acciona. El grupo energético se sitúa al cierre de octubre como el quinto valor más rentable del Ibex, con una ganancias superior al 31%, lo que ha permitido a sus accionistas de referencia, con su presidente José Manuel Entrecanales a la cabeza, engordar su patrimonio con un incremento del valor de sus acciones hasta superar los 3.121 millones de euros, 654,7 millones más que al cierre de 2018.

Otros inversores de renombre a los que han sonreído los avatares de la bolsa durante el presente ejercicio son el empresario mexicano Carlos Fernández, propietario de algo más del 18% de la socimi Colonial, y Florentino Pérez, presidente de ACS, que posee un 12,68% del capital. Si el también presidente del Real Madrid se ha beneficiado de la subida del 13,5% de la cotización del grupo de infraestructuras para anotarse un beneficio latente de 1o2 millones, para Fernández la escalada superior al 45% registrada por Colonial le ha supuesto una apreciación de su inversión de 321,72 millones, hasta superar los 1.081 millones.

Mal año para los Botín

Por supuesto, no todas las grandes fortunas del Ibex han resultado favorecidas por el rumbo de sus empresas en el mercado. Entre los más damnificados se encuentran varios miembros de la familia Botín. Por un lado, Jaime Botín, expresidente de Bankinter y máximo accionista de la entidad con más del 22% de los títulos, está sufriendo en 2019 el que va camino de ser el segundo desliz consecutivo del banco, tras un lustro exitoso sobre el parqué. Las pérdidas del 9,19% que arrastra el banco en el año le han supuesto un deterioro de su inversión de 167,3 millones, aminorados en parte por los alrededor de 47,3 millones que ha cobrado durante el ejercicio en concepto de dividendos.

Y no han tenido mucha mejor suerte sus sobrinos Javier y Ana Botín con sus títulos de Banco Santander. Entre ambos, controlan algo más del 0,6% de la entidad -la mayor parte, un 0,48%, en manos de Javier-, una participación que a inicios de año capitalizaba algo más de 400 millones de euros y que, al cierre de octubre, se valoraba en 370,9 millones. Un castigo que habrán podido limitar con el dividendo cobrado el pasado viernes, valorado en casi diez millones.

El frenazo del sector turístico ha golpeado el valor de las acciones de la familia Escarrer en Meliá

Pero pero que a la presidenta y al consejero de Santander le ha ido a la familia Escarrer, propietaria de casi un 47% del capital de Meliá Hotels. El grupo hotelero se ha enfrentado a un 2019 complicado, marcado por la pérdida de pujanza del negocio turístico en España y, especialmente en zonas costeras como Canarias, donde cuenta con una presencia destacada.

En ese contexto, las pérdidas han hecho mella en la cotización de Meliá, ajando el valor de las acciones de la familia Escarrer, con el presidente de la compañía, Gabriel Escarrer al frente. Sus títulos valen hoy unos 788 millones de euros, 97,7 millones menos que al cierre del ejercicio anterior.

La familia Masaveu, penalizada por el desempeño de sus acciones en Bankinter -así como, fuera del Ibex, de su inversión en Liberbank- o el expresidente de Ence, Juan Luis Arregui, también se cuentan entre las grandes fortunas del Ibex que menos alegrías han vivido sobre el parqué en 2019.

Comentar ()