Economía

El Gobierno rebaja dos décimas la previsión de PIB y eleva al 13,6% la tasa de paro

logo
El Gobierno rebaja dos décimas la previsión de PIB y eleva al 13,6% la tasa de paro
Los inversores extranjeros aprovechan el tirón de la deuda española y acaparan ya 450.000 millones.

La ministra de Economía, Nadia Calviño. EFE

Resumen:

La economía sigue desacelerándose poco a poco; y con ella, el empleo. El Gobierno ha rebajado al 1,6% su estimación de crecimiento para este año, desde el 1,8% anterior. Paralelamente, ha elevado la tasa de paro hasta el 13,6%, más de un punto por encima de la previsión anterior.

Son dos de las principales novedades que refleja el nuevo cuadro macroeconómico que acompañará los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2020, que el Ejecutivo quiere tener aprobados para antes del verano.

Así lo ha anunciado la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, al término de la reunión del Consejo de Ministros, donde ha indicado que esta previsión está en línea con las de los principales analistas nacionales e internacionales.

Para el próximo año, el Gobierno prevé un crecimiento del 1,5%, que se elevará al 1,6% en 2020 y al 1,7% en 2023, mientras que la tasa de paro pasará del 13,6% este año al 13% en 2021 y acabará en el 12,3% en 2023, la tasa que el Ejecutivo esperaba lograr ya este mismo año.

Calviño destacó que el Gobierno tratará de compaginar el crecimiento inclusivo y la sostenibilidad de las cuentas públicas desde los principios de la «prudencia, la responsabilidad y el realismo», y resaltó que España seguirá creciendo por encima de la media de la UE en los próximos años.

Nueva senda de déficit

Por otro lado, el Consejo de Ministros ha aprobado este martes la nueva senda de estabilidad presupuestaria del conjunto de administraciones públicas para el periodo 2020-2023, que recoge unos objetivos más flexibles. Eleva la previsión de déficit público al 1,8% del PIB este año y estima un 1,5% en 2021, un 1,2% en 2020 y un 0,9% en 2023, al tiempo que estima que la deuda pública rondará el 90% del PIB al final de legislatura.

Además, ha dado ‘luz verde’ al ‘techo de gasto’, con un alza del 3,8%, hasta los 127.609 millones, como paso previo a los Presupuestos de 2020, que espera aprobar en verano.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha indicado que la nueva senda proporciona un marco «mucho más realista y prudente que la vigente» del Gobierno de Mariano Rajoy y permite garantizar la reducción del déficit y deuda pública sin que se dañe el crecimiento y la creación de empleo.

Montero ha asegurado que el Gobierno confía en aprobar la nueva senda en el Congreso y supone una senda «creíble y realista» y la «garantía de que España sigue alineada con respecto a las reglas fiscales de la UE».

El Ejecutivo ha dado ‘luz verde’ al límite de gasto no financiero, conocido como ‘techo de gasto’, para este año, que se sitúa en 127.609 millones de euros, un 3,8% más que el año pasado, y que tendrá que ser ratificado posteriormente en el Congreso y el Senado como pasos necesarios para la elaboración y presentación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2020.

Junto al ‘techo de gasto’, el Gobierno ha aprobado la nueva senda de estabilidad presupuestaria para el periodo 2020-2023, Los nuevos objetivos de déficit público son del 1,8% del PIB este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023, con lo que se relajan los objetivos previstos anteriormente, ya que las estimaciones del Ejecutivo apuntaban a que 2019 habría cerrado con un déficit del 2% que se reduciría al 1,7% a políticas constantes.

De hecho, la senda de estabilidad presupuestaria oficial hasta este martes, aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2017, fijó un objetivo de déficit para el conjunto del Estado del 0,5% del PIB para 2020 y estabilidad presupuestaria ya en 2021, unas metas prácticamente inalcanzables, puesto que el Ejecutivo de Sánchez calcula un 1,1% este año (1,7% a políticas constantes), 0,4% en 2021 y equilibrio en 2022.

El mayor ajuste, en el estado

Por administraciones, para el Estado se fija un objetivo de déficit del 0,5% del PIB este año, del 0,5% el próximo, del 0,3% en 2022 y del 0,1% en 2023, por lo que Montero ha indicado que el mayor esfuerzo se exigirá al Estado. Para la Seguridad Social se establecen unas metas de déficit del 1,1% este año, del 1,5% en 2021, del 1,2% en 2022 y del 0,9% en 2023.

En cuanto a las comunidades autónomas, el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) aprobó el pasado viernes la relajación de los objetivos de déficit para las regiones, estableciendo un déficit del 0,2% del PIB este año, del 0,1% en 2021 y equilibrio presupuestario desde 2022, con lo que se da más flexibilidad para el cumplimiento, puesto que el objetivo autonómico previsto inicialmente por el Ejecutivo de Sánchez era de un déficit de una décima del PIB este año, y que las regiones lograsen estabilidad presupuestaria ya el año que viene.

De hecho, la senda que aprobó el PP establecía equilibrio presupuestario para las comunidades autónomas ya para el ejercicio 2020.

En el caso de las entidades locales, en la reunión de la Comisión Nacional de la Administración Local (CNAL) de este lunes ya se trasladó a los ayuntamientos el objetivo de déficit cero para el periodo, aunque ya presentan un superávit de entre cuatro y cinco décimas.

Más margen también en la deuda pública

Respecto a la deuda pública, el Gobierno calcula que la ratio de deuda pública sobre PIB será del 94,6% este año, del 93,4% en 2021, del 91,% en 2022 y terminará la legislatura en el 89,8%.

En el caso de las comunidades, los objetivos de la nueva senda fijan una ratio de deuda sobre PIB del 23,4% este año, el 22,8% en 2021, el 22,1% en 2022 y el 21,4% en el ejercicio 2023. Para las entidades locales se ha establecido una deuda del 2% los dos primeros años, el 1,9% en 2022 y el 1,8% en 2023.

Comentar ()