El pasado miércoles, la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) anunció una decisión que jamás había tomado antes en sus años de historia. El supervisor inició un expediente sancionador contra siete empresas de la intermediación inmobiliaria por usar algoritmos para alterar, presuntamente, los precios de las viviendas. Todos los dedos señalaron a las franquicias Look & Find y Re/Max, a la empresa de software Inmovilla… Pero, sobre todo, a Idealista, la compañía más popular entre todas las investigadas. que niega «tajantemente» ninguna práctica ilegal: «¿Qué absurda locura es esa de los algoritmos?».

El interés de la CNMC por las prácticas «anticompetitivas» de estas empresas, según El Mundo, empezó hace años, pero no fue hasta el pasado mes de noviembre cuando dieron un paso más irrumpiendo el las sedes de varias de ellas en busca de información. Como resultado de esas pesquisas lanzaron un primer comunicado a los medios dando detalles sobre las técnicas ilícitas que, presuntamente, habrían llevado a cabo varias empresas, sin revelar en ningún momento sus nombres. Entre esas prácticas, la de fijar directa o indirectamente las comisiones por la venta y el alquiler de viviendas y de otras condiciones comerciales de la intermediación, así como el intercambio de información sensible. Todo ello contando con la ayuda de herramientas digitales. Durante esas fechas, según indican a El Independiente fuentes cercanas a la investigación, Idealista no recibió visitas ni llamadas ni peticiones de información por parte de Competencia

Sobre el papel, esas inspecciones eran solo un paso previo y nada definitivo en la investigación, pero el supervisor encontró información suficiente para incoar un expediente oficial. El comunicado llegó a las manos de la prensa el miércoles. Esta vez, con nombres y apellidos y con una acusación clara hacia siete intermediarios del ladrillo: la coordinación de precios y de condiciones comerciales. Es aquí donde Idealista hace una crítica velada al tratamiento mediático que se dio a la noticia. «El enfoque de los medios es contrario a lo que se dice en el contenido del comunicado», dice Fernando Encinar, portavoz del portal.

En la nota de prensa, la CNMC sostiene que la coordinación de los precios «se habría instrumentado, entre otros medios, a través del uso de software y de plataformas informáticas y habría sido facilitada por empresas especializadas en soluciones informáticas a través del diseño del programa informático de gestión inmobiliaria y de sus algoritmos». E Idealista se queja de que en los titulares se insinuó que Competencia abría un expediente al portal por inflar los precios del alquiler y la vivienda, una acusación que también vertió Podemos a través de su cuenta oficial de Twitter.

El hermano de Fernando, Jesús Encinar, fundador de la plataforma, acudía a las redes para contestar a la avalancha de críticas que recibieron a raíz de la noticia: «¿Que absurda locura es esa de que unos ‘algoritmos’ de idealista manipulan los precios para subirlos? ¡Pero quién se puede creer semejante tontería!». A pesar de la sorpresa por el expediente, Idealista asegura que colaborará «estrechamente» con el supervisor para aclarar los hechos.

Anaconda, Look & Find…

No solo a los medios. El portal inmobiliario critica a la CNMC porque, a fecha de este sábado, no les ha llegado «ninguna información más allá de un comunicado de prensa». «Todo parece un despropósito», clamó Jesús Encinar. Y es que la CNMC ha puesto en el punto de mira a otras seis empresas, pero en su escueto comunicado no aclara que papel juega cada una de ellas en esta historia.

No todas son portales de anuncios, como idealista, o franquicias inmobiliarias, aunque sí que guardan vínculos comerciales entre ellas. Tal y como detalla El País, el supervisor investiga a Look & Find —que también ha negado su relación con cualquier práctica ilegal— y Re/Max, franquiciada inmobiliaria de CDC. Otras compañías bajo sospecha son el Servicio Múltiple de Exclusivas Inmobiliarias (MLS) y Anaconda Services and Real Estate Technologies, que gestiona la base de datos de MLS.

La CNMC ha puesto la lupa sobre firmas vinculadas a las bolsas de inmuebles compartidos y empresas expertas en software inmobiliario

La lupa de la CNMC, por tanto, esta puesta sobre varias compañías vinculadas al MLS. El Multiple Listing Service es una bolsa inmobiliaria donde las agencias y profesionales del ladrillo comparten en exclusiva sus carteras de viviendas. De esta forma, si un vendedor tiene al cliente pero no una cartera que se adapte a sus gustos, le puede ofrecer los inmuebles del resto de agencias. También comparten datos sobre el precio final de un inmueble, la fecha de cierre o los días que estuvo puesta en el mercado, según explica Idealista en su página web. Si todo sale bien y la operación se cierra con éxito, el agente inmobiliario miembro del MLS que aportó la vivienda comparte el 50% de los honorarios con el agente que puso el cliente.

Importado a España desde Estados Unidos en 2002 y con Look & Find y Re/Max como dos de sus fundadoras, MLS obliga a todos sus miembros a cumplir un código ético y a mantener «las mismas condiciones y precios, independientemente de la empresa con la que se trabaje».

Los softwares inmobiliarios

Sí algo tiene esta investigación de novedosa, según subrayaron a Europa Press fuentes del organismo supervisor, es que las empresas —sin precisar cuáles— utilizaron algoritmos para aumentar el precio de las viviendas. Los softwares habrían sido facilitados por entidades expertas en el desarrollo de programas informáticos de gestión inmobiliaria.

El resto de firmas que completan la lista de investigados —Witei Solutions y Aplicaciones Inmovilla— se dedican a ofrecer software inmobiliario a los profesionales del sector para ayudarles en la gestión de sus negocios. Un producto que también contratan las inmobiliarias del MLS para publicitar la información de sus carteras de vivienda compartidas.

Idealista se defiende: los precios «son libremente fijados por los anunciantes sin ningún tipo de algoritmo que los modifique»

Idealista, por su parte, es muy popular por publicar anuncios de particulares, pero tiene otras ramas de negocio: ‘news’, ‘data’ o ‘tools’, destinada a los profesionales del sector. Gracias a este último servicio, las inmobiliarias del MLS pueden volcar sus anuncios en el portal inmobiliario. Para hacer frente a las sospechas, Idealista lanzó un comunicado de respuesta: ni «interviene nunca» en las operaciones ni «establece o altera jamás» los precios o condiciones comerciales ni «ha cobrado jamás» una comisión por el cierre de operaciones en sus 20 años de historia. Su rama de negocio para empresas se ciñe, «exclusivamente», a dotarles de servicios tecnológicos.

La CNMC es dura con los cárteles. Las infracciones por las que se investiga a estas siete empresas —prohibidas por la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia (LCD) y el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE)— podrían suponer multas de hasta el 10% del total del volumen de negocios de las compañías. Pero por ahora habrá que esperar a que el supervisor concluya sus pesquisas tras una instrucción que podría alargarse durante 18 meses.