Las principales asociaciones de autónomos -ATA, UPTA y UATAE- se han reunido este lunes con el Ministerio de Trabajo para analizar la situación del colectivo ante la crisis del coronavirus. En las reuniones telemáticas, los autónomos han insistido en la necesidad de «suspender las cuotas» y de ampliar la moratoria de impuestos hasta julio, cuando se deberían abonar los del segundo trimestre.

Tanto ATA como UPTA han solicitado a Trabajo que una caída de la facturación de entre el 40 y el 50% sea suficiente para acceder a la prestación extraordinaria por el Covid-19. Actualmente, los autónomos deben acreditar un descenso del 75%. Desde la organización que preside Lorenzo Amor, solicitan la misma consideración para el acceso a las moratorias hipotecarias y de alquileres.

Desde ATA han pedido urgencia al Gobierno para la devolución de las cuotas de la Seguridad Social correspondientes a marzo, así como para el cobro de las prestaciones. Además, solicitan a Trabajo que los ERTE puedan alargarse hasta tres meses tras la finalización del estado de alarma.

En cuanto a las cuotas, ATA propone una tarifa plana de 100 euros durante 6 meses -una vez finalizado el estado de alarma- para aquellos autónomos que no sean beneficiarios de la prestación extraordinaria.

Por su parte, UPTA ha pedido que los autónomos que se acojan al cese de actividad puedan acceder al bono social y al rescate de planes de pensiones.

Voluntad de diálogo

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha manifestado a través de su cuenta de Twitter la voluntad de mantener el diálogo con este colectivo. Tanto es así que se ha comprometido a una reunión semanal con los autónomos para «realizar una agenda común para impulsar su actividad».

“Agradecemos el encuentro que hoy hemos mantenido y la disposición a dialogar. Creemos que es muy importante que nos escuche”, ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA. “Hoy le hemos trasladado cuál es la situación real de los autónomos. Muchos están sumidos en el caos, y aunque un millón van a tener acceso a la prestación por cese de actividad extraordinario, y otros 800.000 que están facturando y teniendo una actividad relativa y medio normal, pero hay 1.400.000 autónomos ahora mismo que lo están pasando muy mal”, ha añadido.