Centenares de trabajadores de Nissan y sus empresas proveedoras en Barcelona han desfilado hoy desde las plantas de la Zona Franca, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixach para concentrarse ante la sede del bufete Garrigues para protestar contra el cierre de las tres plantas de la multinacional japonesa en Barcelona. Los sindicatos han señalado a Garrigues por asumir el contrato de Nissan para cerrar las plantas y al nuevo director de Nissan en España, Frank Torres, por asumir la gestión del cierre, que la multinacional quiere hacer efectivo a final de este 2020. Pero los trabajadores congregados señalan también a los responsables políticos, en Cataluña y España, por su nula capacidad de negociación hasta ahora.

La protesta de los trabajadores de las plantas de Nissan en Cataluña ha arrancado a las 10.30 horas de este jueves con una marcha lenta de vehículos que ha colapsado la salida sur de Barcelona. Centenares de vehículos han bloqueado la Avenida Diagonal durante el mediodía entre el consulado de Japón y la sede de Garrigues.

Ante la sede de Garrigues se ha celebrado la enésima asamblea de los trabajadores de Nissan, que han coreado lemas de resistencia y lucha para dejar claro que «no vamos a parar» hasta conseguir que la empresa nipona revierta la decisión de cierre. «No lo van a tener fácil» han advertido antes de concluir la concentración y convocar a una nueva manifestación, este sábado, en la planta de Montcada i Reixac.

Los manifestantes se han dirigido a pie hacia el bufete de Garrigues, ya que es quien controla realmente el cierre de Nissan y no al consulado de Japón sobre el que se hablaba en un principio. Al lema de «si esto no se arregla, guerra, guerra», «presidente mentiroso» y «a por ellos».

Se trata de la cuarta movilización de los trabajadores tras el anuncio del cierre de las plantas del pasado jueves y la primera con vehículos.

En declaraciones a Europa Press, el presidente del comité de empresa, Juan Carlos Vicente, ha pedido la implicación de todos los actores y que les asignen nuevos vehículos: «Teniendo producción somos rentables».

«Somos pioneros en la materia, la (furgoneta) NV200 eléctrica se fabrica a nivel mundial, los taxis de Nueva York son nuestros, fabricamos con calidad», ha defendido.

Manifestaciones

Ha sostenido que van a seguir manifestándose para que, tanto la ciudadanía como la clase política, se sientan «suficientemente presionadas» para que entiendan que Nissan no se puede cerrar.

«Esto hay que revertirlo. Esto tiene que tener futuro. Realmente somos competitivos porque lo hemos demostrado», ha insistido.

Vicente ha afirmado que después del anuncio del cierre «la clase política se ha puesto las pilas», algo que, ha añadido, les da aliento.