Economía

El confinamiento resta 500 millones de euros a la recaudación del IVA

Hasta abril, la recaudación neta de este impuesto ha caído un 1,5% con respecto a 2019

Varias personas desayunan en el restaurante Núria de la Rambla de Barcelona. EFE/Quique García

El parón de la actividad económica debido al confinamiento no solo ha tenido impacto sobre las empresas y los ciudadanos. También ha tenido consecuencias para las arcas públicas. Uno de los impactos más directos se aprecia ya en la recaudación neta del impuesto sobre el valora añadido (IVA). Entre enero y abril de este año, Hacienda ha recaudado 476 millones de euros menos que el año pasado.

De hecho, la mayor caída se produjo en abril, cuando se recaudaron 11.733 millones de euros frente a los 12.526 del mismo mes en 2019. En los primeros cuatro meses del año, el descenso es del 1,48% con respecto al mismo periodo de 2019. Pese a la caída registrada en los cuatro primeros meses del año, Hacienda ya ha obtenido el 41% del total que espera recaudar este año.

Con todo, no es un descenso que pueda sorprender al Gobierno. En el Plan de Estabilidad remitido a Bruselas, el Ejecutivo calculaba una caída del 5,2% que dejase la recaudación en los 76.731 millones de euros. En el documento, se detallaban varios de los factores que justificarían un descenso en la recaudación, como por ejemplo “la mala evolución esperada del gasto en consumo final privado”.

Caída del consumo y de los precios

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el consumo final de los hogares cayó en el primer trimestre un 7,5% con respecto al año pasado. La previsión del Gobierno es que caiga un 8,8% a cierre de 2020. Y es que pese a que los españoles hemos comprado más alimentación en el supermercado, fuentes de la hostelería y la restauración reiteran que no es suficiente para compensar lo que hemos dejado de gastar en ocio fuera de casa.

Por otra parte, abril también registró la primera caída de los precios (-0,7%) del año. Esta evolución negativa tiene consecuencias sobre la recaudación del IVA. El descenso en los precios de los combustibles y los carburantes justificó la caída en el cuarto mes del año.

Previsiones

La previsión de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) es todavía más pesimista que la del Gobierno. La AIReF estima una caída del consumo privado del 9% en el escenario más favorable y de hasta el 13% si hay rebrotes de coronavirus y son necesarias nuevas medidas de confinamiento. El Banco de España mueve sus estimaciones en esta línea y prevé una caída del consumo privado del 9% en el escenario más optimista y del 11,2% en el más pesimista.

De producirse estas caídas el impacto sobre la recaudación del IVA sería mayor de la estimada por el Gobierno. De hecho, la AIReF consideró demasiado optimistas las previsiones de recaudación del Gobierno. Mientras que el Gobierno estimaba que serán del 23,5% del PIB, la AIReF los prevé de entre el 22,3% y el 22,1%. 

La desescalada y la reapertura de la actividad económica permitirá recuperar el consumo y también la recaudación. Sin embargo, la previsión es que los españoles gasten menos dinero que el año pasado, no solo por el confinamiento, sino también por la incertidumbre económica.

Comentar ()