Más de 1.400 compañías y cerca de 1,4 millones de personas se han sumado ya al movimiento ‘#DamosLaCara’, impulsado por empresarios y trabajadores de empresas familiares de toda España para colaborar en el relanzamiento de la actividad económica y la recuperación del bienestar y del empleo de sus territorios.

El Instituto de Empresa Familiar (IEF) y las 18 asociaciones territoriales que representan a este colectivo a nivel regional se han sumado también al movimiento ‘Damos La Cara’, una iniciativa para mostrar su compromiso para superar la actual crisis sanitaria y económica derivada de la pandemia del Covid-19.

En este sentido, las empresas familiares recuerdan que representan en términos globales casi el 90% del tejido productivo y el 67% del empleo privado en España, aportando casi el 60% del PIB, y presentan una alta longevidad, ya que las empresas familiares sobreviven una media de 33 años frente a los 12 de las no familiares.

El movimiento nace al inicio de la crisis provocada por la Covid-19, que llevó a que varias asociaciones territoriales de empresa familiar propusiesen visibilizar la actividad de sus socios para mostrar su apoyo ante los problemas sanitarios y económicos locales. El objetivo es aunar fuerzas para impulsar la iniciativa privada como motor de la actividad económica hacia un futuro sostenible.

«Se trata de un movimiento ciudadano, social y no-partidista que nace de la conciencia de que entre todos podremos recuperar el terreno perdido y de que, sin la aportación del sector privado, el sector público solo no podrá asentar las bases de un escenario sólido», asegura la directora de asociaciones territoriales y Fórum del Instituto de Empresa Familiar, Inés Rovira.

Campaña de las empresas familiares contra la crisis del Covid.

Recientemente, el Instituto de la Empresa Familiar y el IESE Business School han hecho público un informe sobre el relanzamiento de la economía española tras la pandemia provocada por la Covid-19 que concluye que la salida de la crisis pasa ineludiblemente por la empresa y por una colaboración público-privada estrecha, en la que primen por encima de todo los intereses generales y en la que se aproveche la experiencia que las empresas han ido acumulando a lo largo de estos meses.

El movimiento ‘Damos La Cara’ se origina en las redes sociales y actualmente se agrupa bajo el hashtag (#DamosLaCara) y una plataforma web (www.damoslacara.com) donde se van publicando testimonios, logros y propósitos de este colectivo.

La iniciativa busca reflejar la pluralidad de proyectos de empresas que van desde compañías centenarias que han sido capaces de ir adaptándose a la realidad de cada momento hasta iniciativas innovadoras que apuestan por el desarrollo tecnológico, la sostenibilidad y la internacionalización como vía de crecimiento, manteniendo siempre la raíz y esencia local en su lugar de origen.