España ha recibido este lunes a sus primeros turistas después de tres meses de crisis sanitaria. En medio de una enorme expectación, un grupo de alemanes aterrizaba esta mañana en Baleares dando el pistoletazo de salida al plan piloto para la reapetura del turismo.

Los turistas no han tenido que someterse tests previos de coronavirus en origen, sino que los controles sanitarios consisten en un cuestionario de salud pública a bordo del avión y una toma de temperatura -mediante cámaras termográficas- a la llegada al aeropuerto de destino. Al aterrizar en el aeropuerto de Palma los viajeros han recibido un mensaje de texto con información sanitaria relevante, como números de contacto de emergencias y medidas a observar. También se les ha hecho entrega de folletos informativos.

Los turistas se han alojado en el Hotel Riu Concordia de Palma. A su llegada, los empleados les han recibido con una ovación y refresco. Poco después se ha podido ver a algunos turistas en la piscina del establecimiento o en la playa.

El plan piloto iba a transcurrir durante la segunda quincena de junio, y tenía previsto la llegada, a lo largo de este periodo, de hasta 10.900 turistas procedentes de Alemania, que no tendrían que pasar la cuarentena impuesta al resto de viajeros internacionales. La reapertura del turismo se ha reducido a una semana,tras el anuncio de Sánchez de que a partir del próximo 21 de junio se levantarán los controles de las fronteras de la Unión Europea.