Las constructoras españolas ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr y OHL figuran entre las 100 mayores compañías del sector en todo el mundo, según la facturación que registraron el año pasado, que eleva a España al quinto puesto, solo por detrás de China, Japón, Estados Unidos y Francia.

En concreto, estas seis compañías españolas facturaron, en su conjunto, 73.544 millones de dólares (65.000 millones de euros), lo que representa el 5% del total de ventas en todo el mundo de esta industria, según el informe anual Global Powers of Construction, elaborado por Deloitte.

La posición de las compañías españolas en la clasificación la lidera Actividades de Construcción y Servicios (ACS), que se ubica en el séptimo lugar, tras cinco firmas chinas y una francesa, y es la única española dentro del ‘Top30’.

Acciona, por su parte, se encuentra en la posición número 38; Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), en la 46; Ferrovial, en la 47; Sacyr se mantiene en el puesto 58; y OHL se encuentra en el número 74 de la clasificación.

Además, Ferrovial y ACS en encuentran dentro de las 15 empresas del sector con mayor capitalización bursátil, con un valor en Bolsa conjunto que supera los 64.000 millones de dólares (56.500 millones de euros), cantidad que representa el 14% de este selecto grupo.

A nivel internacional, las 100 compañías de construcción más grandes del mundo generaron 1.462 billones de dólares (1.290 millones de euros) de ingresos durante 2019, lo que supone un incremento del 5% en comparación al mismo periodo del ejercicio anterior.

Previsiones para el 2020

Respecto a este año, el estudio señala que la estimación actual de crecimiento de la industria de la construcción se reducirá al 0,5% en 2020, dependiendo de cada región. En los países emergentes, se espera una disminución del 2% y un crecimiento del 5% en 2021. Las economías avanzadas, por su parte, podrían experimentar una contracción del 1,5% en 2020, seguida de una leve subida del 2% en 2021.

«A corto plazo, puede ocurrir que la inversión en infraestructuras se vea afectada en algunas economías emergentes, como Latinoamérica, o desarrolladas, como el sur de Europa, debido al impacto de la crisis de la Covid-19 en los presupuestos de la Administraciones Públicas.

La principal medida para afrontar la previsible reducción de la inversión pública es fomentar la colaboración del sector privado en la financiación de proyectos de infraestructura pública», señala el socio responsable mundial de Ingeniería y Construcción de Deloitte, Javier Parada.

Por último, el informe también señala las principales tendencias de la industria de la construcción, como la innovación, la eficiencia en las operaciones o la proactividad en la gestión de los proyectos.