La canciller alemana, Angela Merkel, admitió este martes ante el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que persisten «notables diferencias» entre los socios de la UE sobre el fondo de recuperación tras la pandemia, pero también de «coincidencia» en la necesidad de superar los estragos causados por esta.

La Unión nunca se ha construido a base de vetos, sino siempre a base de diálogo»

Pedro Sánchez

«Somos conscientes de la necesidad de actuar rápido», afirmó la líder alemana, para quien este es el objetivo prioritario del Consejo Europeo que empezará el próximo viernes y que recuperará el formato presencial, tras meses de conferencias virtuales. La propia Merkel admitió que puede que ese acuerdo no se logre en esa reunión y que haya que recurrir a otra, informa Efe.

Sánchez, por su parte, ha reconocido que existen «muchas formas de ver» la salida de la crisis en el seno de la Unión Europea y que «ninguna es mejor que otra», pues «todas son legítimas». Sin embargo, ha añadido que «la Unión nunca se ha construido a base de vetos, sino siempre a base de diálogo».

La canciller alemana, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE, prosiguió así con Sánchez su ronda de contactos con líderes de la Unión Europea, después de haber recibido el viernes pasado a su homólogo holandés, Mark Rutte, y ayer al italiano, Giusseppe Conte. Sánchez, por su parte, se ha reunido ya, además de con Merkel, con sus homólogos de Portugal, Italia y Países Bajos.

Rutte, junto con Dinamarca, Austria y Suecia, representan la posición más dura en la negociación del fondo destinado al rescate postpandemia. La propuesta de la Comisión Europea contempla unos 750.000 millones de euros, entre ayudas a fondo perdido y créditos, cuyo reparto está por definir.