Economía | Empresas

Reino Unido prohíbe el uso de los equipos del gigante chino Huawei en redes de 5G

El grupo insta al Gobierno británico a reconsiderar esta decisión "politizada" que responde a cuestiones comerciales de EEUU y no de seguridad.

Boris Johnson 10 Downing Street

El primer ministro británico, Boris Johnson, en una imagen de archivo ante el 10 de Downing Street. EUROPA PRESS

El Gobierno de Reino Unido ha ordenado a los operadores de telecomunicaciones que retiren completamente cualquier equipamiento de Huawei en sus redes de 5G antes de finales de 2027 debido al impacto de las últimas sanciones impuestas por Estados Unidos al fabricante tecnológico chino.

Así lo ha decidido el Consejo Nacional de Seguridad (NSC por sus siglas en inglés) de Reino Unido, tras la recomendación emitida por el Centro Nacional de Ciberseguridad (NCSC) del país, que también prohibirá la compra de cualquier nuevo equipamiento 5G de Huawei después de 31 de diciembre de 2020.

En un comunicado, el Gobierno de Reino Unido explica que con esta decisión responde a las nuevas sanciones impuestas en mayo por Estados Unidos a Huawei, que limitaban la capacidad de la empresa para emplear tecnología y software estadounidense en la fabricación y diseño de sus semiconductores en el extranjero.

Los expertos técnicos del NCSC han revisado las consecuencias de estas sanciones y han concluido que la empresa tendrá que realizar una «importante reconfiguración» de su cadena de suministro, dado que ya no tendrá acceso a la tecnología en la que se basa actualmente, y no hay alternativas en las que el Gobierno tenga confianza suficiente.

En este sentido, los expertos consideran que las nuevas restricciones «hacen que sea imposible continuar garantizando la seguridad de los equipos de Huawei en el futuro» y, en consecuencia, el Gobierno ha acordado que los operadores detengan la compra del equipamiento de Huawei afectado por las sanciones.

«La decisión tiene en cuenta nuestras circunstancias nacionales específicas y cómo los riesgos de estas sanciones se manifiestan en Reino Unido», ha remarcado el Gobierno británico, quien añade que las restricciones actuales sobre Huawei en partes sensibles y críticas de la red permanecen vigentes.

Por otro lado, el Ejecutivo apunta que las medidas aplicadas por Estados Unidos también afectan a los productos de Huawei utilizados en las redes de banda ancha de fibra del Reino Unido. Sin embargo, añade que la presencia de Huawei en las redes fijas del país se ha gestionado desde 2005 y se debe evitar una situación en la que los operadores dependan de un único proveedor para sus equipos.

Por ello, siguiendo los consejos de seguridad de sus expertos, aconseja a los operadores de fibra que abandonen la compra de nuevos equipos Huawei y apunta que una consulta técnica determinará el calendario de transición, aunque espera que este período «no dure más de dos años».

«Este enfoque logra el equilibrio correcto al reconocer la presencia establecida en la red fibra y respaldar las conexiones en las que el público confía, al tiempo que aborda por completo las preocupaciones de seguridad de nuestros», remarca.

El Gobierno británico dará ahora los pasos necesarios para legislar «lo antes posible» un nuevo proyecto de Ley de Seguridad de Telecomunicaciones que establezca los poderes necesarios para implementar «este nuevo y duro marco de seguridad de telecomunicaciones».

«En el momento de las próximas elecciones, habremos implementado por ley un camino irreversible para la eliminación completa del equipo Huawei de nuestras redes 5G», ha afirmado el Secretario de Estados de Reino de Digital, Cultura, Medios y Deporte, Oliver Dowden.

Tras conocerse esta prohibición, Huawei ha indicado que esta «decepcionante decisión es una mala noticia para cualquier persona en el Reino Unido que tenga un teléfono móvil» y ha advertido de que presenta «una amenaza» que ralentizará el desarrollo digital de Reino Unido, aumentará los costes y profundizará la brecha digital.

«En lugar de subir el nivel, el Gobierno está bajándolo y le instamos a que reconsidere esta decisión. Seguimos confiando en que las nuevas restricciones de los Estados Unidos no habrían afectado a la seguridad de los productos que suministramos al Reino Unido», ha incidido el portavoz de Huawei en Reino Unido, Edward Brewster.

El directivo lamenta que su futuro en Reino Unido se haya «politizado», ya que se trata de una cuestión de política comercial de Estados Unidos y no de seguridad, y ha defendido que en los últimos 20 años la compañía se ha centrado «en construir un Reino Unido mejor conectado».

En este contexto, ha afirmado que, «como empresa responsable», continuarán apoyando a sus clientes como siempre lo han hecho, al mismo tiempo que realizarán «una revisión detallada» de lo que significa este anuncio para su negocio y trabajan con el Gobierno británico para explicar cómo pueden continuar contribuyendo a la conectividad del país.