Economía

Los rebrotes hacen mella en el consumo: aparecen los primeros signos de debilidad

Tarjeta de crédito junto a un terminal de pago. EFE

La oleada de rebrotes de contagios del Covid-19 que hace tambalear al turismo está haciendo mella también en el consumo. Después de registrarse una necesaria recuperación tras la paralización casi total de la actividad durante el confinamiento, empiezan a aparecer los primeros signos de debilidad del consumo en España.

Para medir el motor de la economía resulta muy útil recurrir a los datos de utilización de tarjetas, que ya son el método de pago más usado a la hora de hacer la compra, y de retirada de efectivo, dos variables que a finales de julio han comenzado a ralentizarse.

Los datos recopilados por CaixaBank sobre el uso de sus tarjetas muestran una caída del 17% en el gasto total con tarjetas en sus TPV y las retiradas de efectivo en la última semana de julio respecto a un año antes, retroceso que se ha acelerado respecto a la semana anterior.

El consumo presencial creció un 2% en relación con el mismo periodo del ejercicio anterior, pero se ralentizó respecto a la semana precedente, especialmente debido a la caída del 25% en el gasto en transporte y del 1% en comercio online, así como a la ralentización en el avance del realizado en comercios minoristas y en compras presenciales.

De acuerdo con los datos de CaixaBank Research, las retiradas de efectivo con tarjetas españolas continuaron con su tendencia a la baja y registraron una caída del 26%, superior a la de la semana anterior.

Además, los comercios inactivos, que son los que no registraron ninguna facturación en los TPV del banco, se situó en el 4% en la última semana de julio, en el mismo nivel que las semanas precedentes, tras haber alcanzado el máximo del 73% en la semana del 5 de abril.

Los comercios inactivos detectados por CaixaBank siguen siendo el 4% del total

Por su parte, BBVA Research ha analizado que las actividades de transporte, ocio, alojamiento y viajes fueron las que mostraron peores cifras a finales de julio. Estos sectores fueron los que lastraron también al comercio electrónico, que redujo su peso en el gasto total al 15% frente al 19% que representaba en el mismo periodo del año anterior.

De los datos de BBVA Research se desprende que las retiradas de efectivo con tarjeta agravaron su caída hasta el 16% en la penúltima semana de julio, con las mayores caídas registradas en Ceuta, Melilla, Madrid, Teruel, Ávila y Castellón, pero también en algunas de las provincias más damnificadas por los rebrotes, como Zaragoza, Huesca, Barcelona, Lleida, Gipúzcoa y Navarra.

Es necesario controlar el repunte

Aunque estos datos muestran los primeros signos de debilidad, desde CaixaBank Research subrayan que el control de los rebrotes será esencial para que estos datos mejoren.

«El consumo ha entrado en una etapa de impasse debido a la incertidumbre generada por la más reciente evolución de la pandemia. En las próximas semanas esperamos que el gasto turístico doméstico y extranjero, aún en niveles muy reducidos, mejoren poco a poco, siempre bajo el supuesto de que los rebrotes de Covid-19 surgidos en algunos puntos de la geografía española se controlen con celeridad», apuntan desde el servicio de estudios en un reciente informe.

Comentar ()