Economía

Crecen con fuerza las reformas de vivienda por temor a nuevos confinamientos

Un obrero trabaja en la construcción de una vivienda. EP

El sector de las reformas de viviendas se mantiene en España más activo que en otros países europeos debido a que muchos propietarios han aprovechado el verano para hacer obras de mejora en sus casas y prepararlas para una segunda ola de la Covid-19.

Según datos de la patronal Andimac, que agrupa a distribuidores de cerámica y materiales de construcción, el porcentaje de interesados en mejorar sus viviendas en España alcanza el 61 %, lo que supera en diez puntos la media comunitaria.

Este interés, achacable al temor a los rebrotes y a una segunda ola de la pandemia en otoño, también se debe a que los españoles han pasado más tiempo en casa que en circunstancias normales y han podido percatarse de sus deficiencias, aseguran los expertos.

Las obras y reformas no urgentes, que estuvieron prohibidas desde mediados de marzo hasta finales de abril -cuando solo podían hacerse obras de nueva construcción o en inmuebles deshabitados-, se retomaron con restricciones en la desescalada y desde el 25 de mayo están permitidas solo con la limitación de las medidas de seguridad e higiene.

Así, las caídas continuadas de actividad del 35 % en marzo y del 75 % en abril se suavizaron al 10 % en mayo y ya en junio comenzó la reactivación, con un 8 % más de negocio que en el mismo mes de 2019, lo que en julio ascendió al 22 % y en agosto se moderó al 14 %.

Así, la patronal reconoce que el sector ha registrado un comportamiento mejor de lo esperado durante el primer semestre del año, pese la caída media del 10 %.

No obstante, para avivarlo el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, ha pedido que los ayuntamientos agilicen la concesión de licencias de obra nueva y rehabilitación y que fomenten los programas de rehabilitación y reforma, que representan más del 40 % del valor de los materiales de la construcción.

Entretanto, los trabajos en las casas se dirigen más que nunca a garantizar un buen aislamiento, con nuevas ventanas.

La plataforma Habitissimo confirma que las peticiones para obras de mejora del hogar se han incrementado un 48 % en agosto respecto al mismo mes de 2019 y que las instalaciones de carpintería (ventanas) de PVC han sido la obra más demandada -un 80 % más que en agosto de 2019-, seguida de los proyectos y reformas de vivienda, con un crecimiento del 72 %.

La instalación de nuevas ventanas aluminio ha aumentado también un 66 %, la de aire acondicionado, un 65 % y la de toldos, un 63 %.

«En previsión de un posible confinamento, en el mes de agosto los españoles se han preparado para hacer frente a la llegada del otoño y el invierno, y han priorizado la mejora en el aislamiento de sus inmuebles, renovando sus ventanas», constata la directora de Alianzas Estratégicas de Habitissimo, Isabel Alonso de Armas.

En general, esta plataforma ha recibido un 15 % más de solicitudes de trabajos de reforma en agosto, después de un mes de julio de «fuerte reactivación».

Al margen del trabajo en los hogares, el sector se prepara para un año en negativo, en el que su actividad podría caer entre un 11 % -en el mejor escenario de evolución de la pandemia- y un 22 % en el más pesimista, según las estimaciones de la patronal, que maneja una reducción del 16,7 % en un tercer contexto que considera el más realista.

Estas previsiones, sin embargo, no contemplan el efecto positivo que tendrían los fondos europeos aprobados para la reconstrucción social y económica de los países comunitarios, de los que España recibirá hasta 140.000 millones de euros.

Está por ver también si los Presupuestos Generales del Estado para 2021 incluyen deducciones fiscales y rebajas del IVA para las reformas, como demandan los empresarios.

En la propuesta que en mayo entregaron al Gobierno los sectores de la reforma y la rehabilitación, la industria del diseño, el hábitat y las industrias de materiales y afines reclamaron deducciones de hasta el 65 % a las familias y comunidades de propietarios que realicen trabajos de rehabilitación y reforma, a través de un sistema de «bonus» durante un plazo limitado de tiempo, como ha hecho Italia.

El «bonus mueble» incentivaría las pequeñas reformas y compra de mobiliario y electrodomésticos; el «bonus de fachadas», la mejora de la envolvente de los edificios, el «bonus reforma de viviendas», la de viviendas y comunidades de propietarios y el «bonus eficiencia energética», la eficiencia energética de los edificios o viviendas.

Comentar ()