Economía | Empresas EL SECTOR ACUMULA SEIS MESES DE CAÍDAS

Los hoteles cierran un verano negro para el turismo con un desplome del 70% de las reservas

Uno de cada cuatro hoteles de España se quedó cerrado en pleno agosto por el parón del negocio. Las pernoctaciones de clientes españoles se hundieron un 41% en verano, pero aguantaron el negocio frente al derrumbe del 84% de las reservas de internacionales.

Un hotel cerrado en Playa de Palma, en Mallorca.

Un hotel cerrado en Playa de Palma, en Mallorca. efe

Los hoteles españoles ya han perdido medio año. El sector acumula seis meses consecutivos de caídas del negocio en plena pandemia de Covid. Desde marzo y hasta agosto se han sucedido los derrumbes de las reservas. Tras los meses de parón forzoso durante el estado de alarma, la recuperación que se esperaba para el verano con la reactivación y la apertura de fronteras finalmente no ha llegado. Y los desplomes han continuado en la temporada estival.

Los hoteles sufrieron un derrumbe del 68,6% de las pernoctaciones entre los meses de julio y agosto (con un descenso del 73,4% en julio y una caída menor del 64,3% el mes pasado) frente a los récords del pasado verano, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La sucesión de vetos europeos a los viajes a España –con cuarentenas forzosas e inclusión en listas negras de países de riesgo- han espantado a los viajeros internacionales, provocando un desplome del 84,5% en verano de las noches de hotel de clientes extranjeros.

La demanda de los españoles se ha comportado mucho mejor, pero no es suficiente para compensar la debacle del turismo internacional. Las pernoctaciones de los clientes residentes cayeron menos, pero cayeron, con un descenso del 41,3% frente a las acumuladas en julio y agosto del año pasado.

El parón del negocio ha hecho que las hoteleras hayan preferido dejar cerrado uno de cada cuatro hoteles en España en pleno agosto. Frente a los 12.068 hoteles operativos que había en julio (un 29% menos que el año anterior) en agosto se sumó un millar más, hasta alcanzar los 13.008 abiertos, pero aún así era un 23,2% menos que en el mismo mes del año pasado. El total de plazas hoteleras ofertadas el mes pasado fue de 1.196.259, sólo un 61,4% del total en un mes tradicionalmente crucial para el sector.

El frenazo del negocio se refleja también en la evolución de los precios y de la rentabilidad de los establecimientos. La media de las tarifas por noche se situó en los 96,8 euros en agosto, un 11,5% por debajo del año pasado. Pero el ingreso medio diario por habitación disponible (RevPAR, en inglés), un índice crucial para calibrar la rentabilidad del sector al estar condicionado por la ocupación registrada en los establecimientos hoteleros, se quedó sólo 44 euros, prácticamente la mitad del año pasado, con una caída del 49,3 %.

Comentar ()