ACS ganó 477 millones de euros en los primeros nueve meses del año, lo que supone una caída del 37,9% respecto al mismo periodo del año anterior. El resultado se vio lastrado, según la compañía, por la contribución negativa de Abertis, cuyo tráfico ha estado «fuertemente afectado» por las medidas de confinamiento introducidas en la mayoría de los países para frenar el avance del coronavirus.

Sin tener en cuenta este efecto, el beneficio hubiese sido de 485 millones de euros, es decir, un 15,7% inferior al del año pasado, según ha informado el grupo que preside Florentino Pérez a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Mientras que en el mismo periodo de 2019 la contribución de Abertis fue de 193 millones de euros, sobre un beneficio total de 769 millones, las medidas de restricción a la movilidad en buena parte del mundo han provocado una contribución negativa de 8 millones de euros a sus resultados.

Negocio de servicios

Además de este impacto, su negocio de servicios también ha sufrido las consecuencias de la crisis, tras el cese de la actividad, sobre todo en el segundo trimestre del año, de algunas infraestructuras sociales, como centros escolares o de ocio y transporte aéreo.

En el resto de actividades el impacto fue menor, con caídas en la producción trimestral de entre el 5% y el 10%, tanto en la actividad de Construcción como en Servicios Industriales y de Minería, que han sido consideradas esenciales durante el estado de alarma.

Evolución de las ventas

Por todo ello, las ventas alcanzaron los 27.204 millones de euros, un 5,5% menos debido fundamentalmente al impacto del Covid-19, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) fue de 1.994 millones, un 17,1% menos; un porcentaje que, sin la contribución negativa de Abertis, sería del 7,4%.

La evolución de la producción durante el tercer trimestre muestra una caída del 11%, con mayor incidencia en las regiones de Asia Pacífico y Europa. Las ventas en América del Norte representan un 51% del total, Europa un 20%, Australia un 17%, Asia un 5%, América del Sur un 6% y África el restante 1%. Las ventas en España suponen un 13% del total.

La cartera a septiembre de 2020 se sitúa en 73.494 millones de euros, un 5,3% menor que el año pasado debido al impacto del tipo de cambio, principalmente del dólar americano que se ha devaluado un 8%; ajustado por el efecto divisa la cartera total del Grupo se mantiene prácticamente estable respecto al año anterior.