Orange España alcanzó una cifra de negocio de 3.739 millones de euros en los nueve primeros meses de 2020, lo que supone un 5% menos que en el mismo periodo del año anterior, debido a la incertidumbre económica causada por la pandemia del Covid-19 y al impacto en los ingresos por roaming de las limitaciones en la movilidad.

En un comunicado, la operadora de telecomunicaciones informa de que durante el tercer trimestre del año los ingresos alcanzaron los 1.237 millones de euros, lo que se representa un retroceso del 3,5% respecto al mismo periodo de 2019. Si se incluye el efecto del Covid-19 sobre el roaming, la caída asciende a un 5,6%.

En este sentido, Orange destaca la contribución de los servicios mayoristas al negocio de la compañía, «en un entorno comercial cada vez más difícil» y con crecimiento de las ofertas bajo coste», lo que considera que confirma la validez de su estrategia en este apartado.

Así, los ingresos mayoristas ascendieron a 680 millones de euros en el periodo comprendido entre enero y septiembre de 2020, lo que supone un 3,1% más que hace un año. Sin embargo, en el último trimestre, los ingresos de este segmento decrecieron un 4,6%, hasta los 231 millones de euros.

En cuanto a ventas por equipamiento, la compañía remarca que ha conseguido revertir la tendencia negativa. De esta manera, mientras que en los primeros nueve meses los ingresos se han reducido en un 9,8%, hasta los 408 millones de euros, en el último trimestre estos han aumentado un 7%, hasta los 145 millones de euros.

Ingresos minoristas

Por otro lado, Orange informa de que los ingresos minoristas se situaron en los nueve primeros meses del año en los 3.739 millones de euros, un 6,5% menos, mientras que en el tercer trimestre descendieron un 7,7%, hasta los 860 millones de euros.

En concreto, en el segmento de servicios convergentes los ingresos alcanzaron los 1.508 millones de euros hasta septiembre de 2020, un 3,8% menos que en los primeros nueve meses de 2019. Entre julio y septiembre, las ventas fueron de 488 millones de euros, un 5,8% menos.

Por su parte, los ingresos por servicios solo móvil de Orange España sumaron un total de 769 millones de euros de enero a septiembre de 2020, lo que supone un 12,3% menos que el mismo periodo del año anterior, mientras que en el último trimestre retrocedieron un 13,8%, hasta los 252 millones de euros.

En el caso de la unidad de negocio solo fijo, las ventas retrocedieron un 4,9% en los primeros nueve meses de 2020, hasta los 356 millones de euros. En el total del último trimestre, los ingresos por servicios solo fijo llegaron a 118 millones de euros, un 2,3% menos.

Más de 20 millones de clientes

Por otro lado, la compañía asegura que cuenta con algo más de 20 millones clientes a 30 de septiembre de 2020, de los que 16.021.000 lo son de servicios móviles (-2,2%) y 3.992.000 de banda ancha fija (-2,6%). Además, añade que en el último trimestre ha registrado una portabilidad positiva tanto en móvil como en fijo del 8% y el 15%, respectivamente.

En el caso de la telefonía móvil, detalla que 13,8 millones son clientes de contrato (+0,4%) y 2,2 millones de prepago (-15,7%) y apunta que en el último trimestre ha captado 130.000 nuevos clientes de contrato móvil. En cuanto a su red 4G, que cubre el 97,5% de la población española, alcanzó 10.612.000 de clientes a 30 de septiembre de 2020.

Asimismo, la operadora también informa de que su red da servicio a 2.207.000 clientes de operadores móviles virtuales (OMV) con los que ha alcanzado acuerdos, un 20,4% menos que hace un año, «siendo la red móvil de Orange la que gestiona el mayor número de clientes en España».

Respecto a la banda ancha fija, la compañía contaba al finalizar el primer semestre con 3.992.000 de clientes, un 2,6% menos que hace un año, de los que el 85% disfruta en la actualidad de ofertas convergentes. Además, remarca que en el último trimestre ha registrado un crecimiento de 26.000 altas netas (32.000 en términos interanuales).

La cartera de fibra de Orange España supone ya el 82% de la base de clientes de banda ancha fija, alcanzando la cifra de 3.265.000 de clientes, un 3,8% más que hace un año. La compañía sumó 74.000 nuevas altas de fibra en el tercer trimestre.

Por otra parte, Orange avisa de que continúa con su despliegue de fibra propia en España y dispone ya de 15,2 millones de hogares pasados con su red, un 4,1% más respecto al año pasado, «afianzándose como la segunda mayor red de súper banda ancha fija en España».

En este sentido, detalla que a lo largo del último año la compañía ha ampliado su huella de fibra en 600.000 unidades inmobiliarias y su objetivo es situarse cerca de los 18 millones hogares pasados con fibra en 2023.

Por otro lado, destaca que el buen comportamiento de las ofertas con fútbol, sumado a la «calidad y variedad» de contenidos de televisión, ha permitido sumar 43.000 nuevos clientes de televisión de julio a septiembre, hasta alcanzar los 716.000 abonados, 0,6% más respecto al año pasado. La penetración de este servicio es del 18% sobre la base total de clientes de banda ancha de la compañía.