Economía | Empresas

De la penicilina a la Viagra: los otros hitos de Pfizer antes de su prometedora vacuna

Logo de Pfizer en el edificio de los laboratorios de la marca en Madrid (España). EUROPA PRESS

A Robert Joseph ‘Bob’ Dole, histórico político del Partido Republicano de los Estados Unidos, le cambió la vida en 1998. Un cáncer de próstata que sufría desde hace años le había dejado impotente. Pero a partir de ese año, la Viagra desarrollada por Pfizer permitió a Dole y a millones de estadounidenses luchar contra la disfunción eréctil y lograr erecciones de entre 30 y 60 minutos. La icónica pastillita azul revolucionó la industria farmacéutica.

La Viagra fue uno de los hitos más importantes de la historia de Pfizer, una empresa que también salió ‘al rescate’ de los soldados aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Ayer, la compañía anunció un paso prometedor en la carrera para conseguir la vacuna contra el Covid-19. En un comunicado, aseguró que los resultados de su proyecto, que desarrolla junto a la alemana BioNTech, ofrecen un 90% de eficacia. La noticia provocó la euforia de las bolsas europeas, sobre todo del Ibex 35, y disparó los valores turísticos, los más afligidos durante la pandemia.

Pfizer nació en 1849 de la mano de un químico alemán, Charles Pfizer, y su primo Charles Erhart. Gracias a los 2.500 dólares prestados por el padre de Pfizer, los jóvenes compraron un pequeño edificio de ladrillos en Brooklyn (Nueva York) y fundaron Charles Pfizer & Company.

La farmacéutica se estreno desarrollando santonina, un antiparasitario. En los siguientes años, según detallan en su página web, lanzaron sustancias muy útiles para fabricar analgésicos, conservantes y desinfectantes y produjeron ácidos cítricos, muy utilizados en varias industrias. Los primos estaban obsesionados con la calidad. Una seña de identidad que más tarde plasmaron como eslogan (Pfizer Quality) en todos los envases de la compañía.

Cuando murió Charles Pfizer en 1906 la empresa tenía casi 200 empleados y generaba 3,4 millones en ventas. Su siguiente gran hito lo lograron gracias a la II Guerra Mundial. El Gobierno de los Estados Unidos pidió a la farmacéutica que acelerase la fabricación de penicilina para los soldados aliados. Pfizer se puso manos a la obra y en 1944 ya era el mayor productor mundial del antibiótico.

En la segunda mitad del siglo XX, la compañía se expandió por Hispanoamerica y desarrolló fármacos para tratar la depresión, la hipertensión o las infecciones respiratorias y cutáneas. Con el Piroxicam, un antiflamatorio, Pfizer alcanzó por primera vez los 1.000 millones de dólares en ventas. Pero su mayor éxito no llegó hasta los años 90. Y fue gracias a un accidente.

El ‘boom’ de la Viagra

La Viagra, el primer medicamento que ayudó a los hombres a conseguir una erección, se descubrió sin querer. La farmacéutica dio con ella mientras trabajaba en un tratamiento para la hipertensión y la angina de pecho. Para solucionar estos problemas servía de poco. Pero para luchar contra la disfunción eréctil, gran tema tabú de los hombres, era prácticamente infalible.

La pastilla azul con forma de rombo tuvo un éxito rotundo tras su lanzamiento en 1998. Durante los siguientes 20 años se recetó más de 65 millones de veces en todo el mundo. El fármaco caló entre los 30 millones de ciudadanos estadounidenses con impotencia. Bob Dole no fue, ni mucho menos, la excepción. Solo en 2014, las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos gastaron 84 millones de dólares en fármacos contra la disfunción eréctil.

En sus primeros años en el mercado, la Viagra se convirtió en un icono mundial y definió una nueva categoría de medicamentos dedicados al estilo de vida. Pese a su fama mundial, también tuvo años donde no alcanzó las expectativas económicas de ventas. Le salieron competidores, como Levitra (desarrollada por Bayer, GlaxoSmithKline y Schering-Plough) y Cialis (Lilly) En 2017, Pfizer lanzó una versión low cost de su estimulador sexual: una pastilla de cambió el azul por el blanco y con un precio de un dólar.

Durante los primeros años de siglo, la compañía fundada por Charles Pfizer y Charles Erhart protagonizó importantes operaciones en el sector farmacéutico. Primero, con la fusión con Warner-Lambert en el 2.000. Y tres años después, fundiéndose con Pharmacia Corporation en una única empresa. Tras la compra de Wyeth en 2009, la multinacional se convirtió en la compañía con «más amplia gama de productos del sector farmacéutico».

Del Neurontin al alzhéimer, las polémicas de Pfizer

La compañía, que hoy supera los 210.000 millones de dólares de capitalización en Bolsa, también ha atravesado importantes escándalos en los últimos tiempos. En el 2004 tuvo que asumir una multa de 358 millones de dólares porque Warner-Lambert publicitó ilegalmente el antiepiléptico Neurontin antes de la fusión con Pfizer. Esas prácticas consistían, según ABC, pagar a médicos para que dieran conferencias o firmasen artículos alabando el fármaco, entre otras cosas.

El gigante de la farmacia recibió otro duro golpe en 2009. En esta ocasión, la sanción fue de 2.300 millones de dólares por ofrecer tres medicamentos para la esquizofrenia y otro para las infecciones para condiciones médicas diferentes a las autorizadas, informó El País. La última polémica que puso en un brete a la compañía la reveló el The Washington Post hace poco más de un año. La compañía ocultó que uno de sus medicamentos podía ser eficaz contra el alzhéimer. Pfizer confirmó la información, pero aseguró que decidió no investigarlo más por «razones científicas».

1.300 millones de dosis en 2021

Tras el anuncio del lunes, el proyecto de Pfizer y BioNTech se convierte en una de las diez candidatas más firmes a convertirse en la vacuna contra el Covid-19. Las farmacéuticas que participan en esta carrera están utilizando diferentes metodologías. La de Pfizer, bautizada como BNT162b2, se basa en la utilización de un ARN mensajero que codifica una proteína que utiliza el SARS-CoV-2 para penetrar en el organismo y reproducirse. Pese a que Pfizer asegura una eficacia del 90% en los resultados preliminares de sus ensayos en fase 3, el porcentaje podría variar.

Los planes de Pfizer pasan por fabricar 50 millones de dosis para distribuirlas este año y hasta 1.300 millones el año que viene. De estas, España espera hacerse con 20 millones, que inmunizarían a 10 millones de personas de forma gratuita, según ha calculado el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Comentar ()