Los ciudadanos que cuenten con la Cuenta Naranja de ING, con la que la que el banco aterrizó en el mercado español hace más de veinte años, tendrán que pagar por mantener sus depósitos y ahorros. Según recoge El Español, el banco holandés a partir del próximo mes de abril esta cuenta de ahorro se comercializará con un producto exclusivo y asociado para quienes contraten una Cuenta Nómina.

Para quienes tienen su nómina en otra entidad cambiarán las condiciones. Se dejará de remunerar y en el caso de que se cuente con un saldo superior a 30.000 euros (sin nómina o ingresos recurrentes domiciliados) se cobrará una comisión. Estos clientes deberán de elegir entre domiciliar su nómina para mantener la cuenta de forma gratuita o abonar 10 euros al mes y dejar de percibir la remuneración del 0,01 % que actualmente ofrece ese producto. Para los usuarios con un saldo inferior a 30.000 euros y sin nómina, las condiciones de mantienen sin coste alguno pero se también se elimina esta remuneración.

Este cambio afectará a un total de 171.000 clientes de los 3,3 millones de usuarios que actualmente poseen una cuenta abierta una Cuenta Naranja en España. Es decir, un 4 % de su base. En este sentido, desde la entidad explican que no se trata de un cambio de estrategia radical y que para el resto seguirán manteniendo un banco «libre de comisiones».

Se espera que esos clientes se decanten por la Cuenta Nómina para evitar el cobro de comisiones, manteniendo la de ahorro como asociada. El cambio se produce una vez que la entidad haya batido récord por captación de nuevos clientes de Cuenta Nómina en los últimos meses en los que la pandemia ha impulsado su banca digital. Según los últimos datos disponibles tan solo en el pasado mes de septiembre se sumaron 32.700 clientes, lo que representa una cifra de captación de un 66% superior a la del mismo mes del año 2019.

El banco batió récord mensual de captación de clientes

Tanto como en julio como en septiembre el banco batió récord mensual de nuevos clientes en este producto, destinado a las gestiones financieras diarias y que no tiene comisiones ni condiciones. ING continua ganando relevancia como banco principal y ya tiene un total de 2.459.040 clientes con Cuenta Nómina, un 7,5 % más que a cierre del tercer trimestre de 2019. El banco se ha visto forzado a tomar esta decisión ante el temor de que los tipos de interés en Europa permanezcan en cero o en negativo durante al menos una década.

Esta política monetaria que sirve para inyectar liquidez al sistema tiene un efecto colateral importante en el sector financiero. Para las entidades tiene un coste custodiar los depósitos de sus clientes. Es por ello por lo que en los últimos años han sido muchas las entidades que han comenzado a cobrar algún tipo de comisión a las grandes cuentas de instituciones y empresas a cambio de custodiar su liquidez. La sorpresa es que ING haya cambiado de estrategia distinta con la que aterrizó en España.