Inditex pacta con los sindicatos para reubicar a trabajadores de Zara, Stradivarius y Massimo Dutti.

La compañía ha alcanzado con los sindicatos un acuerdo para defender el empleo y garantizar la reubicación de las plantillas dentro del proceso de transformación digital que aborda el grupo y que implica un cambio de modelo en el que se apuesta por tiendas de mayor tamaño, con herramientas tecnológicamente avanzadas y la absorción de tiendas más pequeñas y con menor capacidad de adaptación a este modelo.

En concreto, ambas partes han logrado acuerdos para Stradivarius, Massimo Dutti y Zara, cuyos periodos de consultas finalizaban este jueves, según ha informado CCOO, que ha precisado que este marco de acuerdo debe extenderse al resto de marcas, informa Europa Press.

El acuerdo final se enfoca de forma expresa y en sus contenidos a garantizar la reubicación de todas los trabajadores afectados por el proceso de absorción de tiendas, con el objetivo expreso de mantener en su integridad el empleo de toda la plantilla con contrato fijo en la empresa o en alguna otra empresa del grupo.

«Entendemos que el acuerdo final, cuyo cumplimiento exigiremos a nivel global y en cada ámbito, establece un sistema de gestión objetiva y transparente de las vacantes para reubicación de las personas trabajadoras afectadas por el proceso de absorción de su tienda, debiendo garantizar el ofrecimiento de un número suficiente de vacantes adecuadas, en condiciones de publicidad y transparencia, que las mismas tengan plenas garantías de mantenimiento de condiciones y con una asignación basada en criterios objetivos», señala el sindicato.

El acuerdo garantiza el mantenimiento en su integridad del empleo de toda la plantilla con contrato fijo en la empresa o en alguna otra empresa del grupo

Asimismo, el acuerdo garantiza de forma expresa el mantenimiento para las personas afectadas de su tipo de contrato, completo o parcial, número horas de trabajo, antigüedad reconocida, reducción de jornada por guarda legal y concreción horaria de la misma.

Las opciones para los empleados afectados por la absorción de tiendas son: reubicación en tienda de la misma marca, reubicación en tienda de otra marca o reubicación en centro logístico. En todos los casos, con garantía de mantenimiento de condiciones laborales y dentro de un perímetro de 25 kilómetros desde la tienda origen absorbida.

Si la reubicación no conlleva cambio de domicilio, Inditex deberá asumir la compensación de los gastos desplazamiento a partir del kilómetro 26, con el tope de 90 euros mensuales.

Según el acuerdo, si la reubicación sí conlleva cambio de domicilio, la compensación será de hasta 3.000 euros, abono gastos mudanza y cinco días licencia.

El acuerdo recoge, por último, la opción de extinción de la relación laboral para cualquier persona que se vea afectada por la absorción de su tienda, teniendo derecho a esta opción durante un año desde la misma.

En ese caso, los empleados percibirán una indemnización neta equivalente a la establecida para despido improcedente, más una prima que puede llegar hasta los 7.500 euros, según la antigüedad, para trabajadores de provincias con una tasa de paro de más del 15% que sean asignadas a un centro de trabajo de más de 35 kilómetros de la tienda de origen.

Herramienta esencial

«Desde CCOO consideramos que este acuerdo, sin resultar perfecto ni cubrir al 100% nuestras expectativas, sí resulta una herramienta esencial para defender el empleo y garantizar la reubicación de las plantillas afectadas por este proceso de cierres de tiendas», ha destacado el sindicato.

Según CCOO, de no haberse alcanzado acuerdo, «la empresa podría haber optado por retirar el procedimiento colectivo, continuando con una ejecución de cierres discrecional y con negociaciones individuales por parte de Recursos Humanos, como ya de hecho ha venido haciendo desde primero de año con más de 100 cierres».

«Evidentemente, este acuerdo no es un final, sino un punto y seguido: Ahora empezará una segunda parte, a lo largo de 2021 y 2022, en la que el reto será el cumplimiento, gestión y control de todo el proceso, en todas las marcas y territorios, desde la exigencia, el trabajo y cuando sea necesaria, la presión», ha añadido el sindicato.