Lotería en Madrid para el Sorteo Extraordinario de Navidad. EUROPA PRESS

Economía

En qué gastar el premio de la Lotería de Navidad

No falta nada para el día de la Lotería de Navidad, el 22 de diciembre. Este año el concurso repartirá un total de 2.408 millones de euros, y el gordo será un premio de 400.000 euros, aunque al final se quedará en 328.000 tras tributar a Hacienda. En estos días previos al gran sorteo es normal soñar con que toque el premio. Y, de hecho, se idea en qué se gastaría, como viajes, comprar una casa, emprender un negocio o ahorrar.

Sin embargo, cuando de verdad toca el premio muchas veces no se le saca el máximo provecho, e incluso, puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla. Las principales razones son las prisas y la euforia que trae consigo, y que hace que se malgaste. Y con ese objetivo, de no precipitarse en el caso de que toque el premio, hay muchas empresas que están lanzando propuestas de cómo actuar e, igualmente, aportan explicaciones sobre el sorteo.

El ingreso y la tributación de los premios

Pablo Gil, Jefe de Estrategia de XTB, declara a El Independiente que cuando dos o más personas compartan un décimo premiado «es necesario dejar constancia por escrito de quién comparte el billete y las cantidades que se juegan, para evitar que quien tenga el décimo lo cobre y no lo reparta». En caso de conflicto que tenga que resolverse mediante un juicio, indica que pueden servir como pruebas «unas fotocopias del décimo en el que se indique la cantidad que juega cada uno y lo firme o a través de una foto de WhatsApp». Sostienen la importancia de que conste el dinero que juega cada uno «no solo para recibir la cantidad de premio correspondiente, sino también porque los impuestos se reparten en ese mismo porcentaje. Además, si lo cobra uno solo y lo reparte, se podría considerar como una donación y está gravada con otros impuestos, como es el Impuesto sobre Donaciones».

Uno de los puntos que los premiados tienen que tener en cuenta es a partir de qué cantidad se tributa a Hacienda. Actualmente «sólo hay que tributar si el premio supera los 40.000 euros, lo que implica que , por un décimo, pagaríamos impuestos por el exceso» sostienen desde Abante. El porcentaje continúa siendo del 20%. En el caso del premio ‘gordo’, que es de 400.000 euros, la base sobre la que recae el impuesto sólo sería de 360.000 euros a los que se les aplicaría un tipo de gravamen del 20%, por lo que se tiene que pagar una cuota de 78.000 euros. Finalmente del premio se recibirá en cuenta 328.000 euros además de los 40.000 euros restantes, que no están sujetos a impuestos ya que no constituyen la base imponible. Los cuartos y quintos premios (20.000 y 6.000) quedarían exentos.

Planificación, inversión y gasto del premio

«Tomarse un tiempo de seis meses antes de comenzar a gastar o a invertir el premio» es la recomendación que hacen desde Abante. La razón es que «la persona se acostumbre a vivir con una cantidad elevada de dinero y que en esos meses pueda reflexionar sobre qué es lo que realmente quiere conseguir con ese dinero extra que le ha llegado a la cuenta y cuáles son sus objetivos vitales. Es decir, se trata de hacer un ejercicio de planificación financiera para pensar en sus metas y contextualizar el premio en su plan financiero y vital, de forma que pueda trazar un plan de inversión que se adapte a sus nuevas circunstancias».

En cuanto a los préstamos que se tienen que amortizar, Pablo Gil afirma que «la prioridad debería ser la amortización de prestamos o créditos cuyos tipos de interés sean más elevados». E indica que «los más onerosos suelen ser aquellos que hemos adquirido para el consumo, ya que tienen un tipo de interés más alto»; en cambio, «los tipos hipotecarios suelen ser muy bajos». Desde Abante resaltan «la ventaja fiscal» que supone una hipoteca de una vivienda habitual que se haya comprado antes de 2013, ya que habría una deducción en el IRPF de hasta un 15% (la cantidad deducible sería de hasta una cuota máxima de 9.040 euros).

Para la inversión del dinero ganado es determinante el perfil de la persona premiada (conservador, moderado y agresivo). Los españoles son más conservadores y «suelen optar por dejar su dinero inmóvil» sostienen desde Abante. Por ello, defienden «la importancia que tiene la inversión» del dinero, ya que si no se decide invertir dentro de unos años se perdería poder adquisitivo al no cubrir la inflación cuya media anual es del 2%.

«Diversificar por áreas geográficas y por tipo de producto» son los consejos de Pablo Gil para la inversión del dinero. Recomienda para el inversor moderado y agresivo «que estudie posibles inversiones en bolsa emergente, y cómo no, tener una pequeña porción de su patrimonio en algún activo como el oro, que puede ser una buena cobertura ante riesgos de inflación futura. El mercado inmobiliario es otra forma de diversificar nuestro riesgo».

Comentar ()