La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha estado muy crítica con la postura de los empresarios acerca del salario mínimo interprofesional (SMI). Díaz, que ha dicho que «siempre va a estar del lado de los más débiles», ha afirmado que «las empresas españolas pueden soportar una revalorización de 30 céntimos al día».

«Me da un poco de pena», ha reconocido la titular de Trabajo ante los micrófonos de la Cadena Ser en relación al debate sobre la subida del SMI. Este martes, el Consejo de Ministros aprobó una prórroga del salario mínimo de 2020 para que el diálogo social siga negociando un incremento el próximo año.

“El SMI tiene un plazo de caducidad, que es el año natural. Si ayer no hubiéramos prorrogado la cuantía vigente, España se quedaría sin salario mínimo”, ha señalado Díaz.

En dos reuniones sobre el SMI, la posición de la CEOE ha sido la misma: «no es el momento de subir el salario mínimo». En cambio, Trabajo descarta la congelación para 2021 y los sindicatos exigen que el SMI llegue a los 1.000 euros.

La ministra ha insistido en que no puede «comprender» que se suban los salarios de los empleados públicos y dejamos fuera a quienes más lo necesitan, los precarios y los jóvenes». Para el próximo año se ha aprobado una revalorización de los sueldos públicos del 0,9% así como la misma subida para las pensiones. El porcentaje es la tasa estimada de inflación de cara a 2021.

Desde Trabajo defienden que el compromiso del Gobierno es que el SMI alcance el 60% del salario medio, tal como recoge la carta social europea. Con todo, la mesa del diálogo social no volverá a reunirse hasta pasadas las fiestas.