Economía

La Seguridad Social afronta 2021 con 7.000 funcionarios menos que hace una década

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. EFE/ Ballesteros

Desde 2011, se han jubilado 8.721 funcionarios de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS), del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y del Instituto Social de la Marina (ISM). Se trata de tres organismos dependientes del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones con una edad media entre sus empleados superior a los 55 años.

La plantilla de la Seguridad Social es la más envejecida de la administración pública y las instituciones mencionadas afrontan este 2021 con una plantilla que ha menguado en más de 7.000 profesionales en la última década. Si ha intentado pedir cita previa en una oficina de la Seguridad Social de su provincia, aquí está parte del motivo por lo que esto se ha convertido en casi misión imposible. Además, se conceden menos citas para garantizar las medidas de seguridad sanitaria.

A una plantilla mermada y envejecida hay que sumarle el teletrabajo al que siguen acogidos muchos profesionales de estos cuerpos públicos. No es solo que las condiciones no sean idóneas, sino que además, el INSS ha ido incorporando nuevas funciones a lo largo de la pandemia, como por ejemplo, el ingreso mínimo vital, con lo que la situación en muchas oficinas es de colapso.

Para paliar esta situación, la Secretaría de Estado de Seguridad Social y Pensiones ha incorporado robots en algunas de las tareas de la TGSS. Además, en el caso del ingreso mínimo vital se cuenta con la colaboración de Tragsa para el registro de solicitudes. Otra de las medidas es el reparto de los expedientes por las oficinas de todo el país, se trata de una estrategia que va en dos direcciones: agilizar el trabajo y potenciar el papel de aquellas provincias con menos carga de trabajo.

Por otra parte, “se ha producido una modificación parcial de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) que ha supuesto una incorporación de 500 plazas nuevas al Sistema de Seguridad Social”. Fuentes de la Secretaría de Estado reconocen que “son cifras todavía muy modestas frente a la fuerte pérdida de plantilla que se ha producido durante tantos años, pero es un primer paso que se quiere continuar en 2021”.

Convocatorias de empleo

La pandemia complicó todavía más la situación laboral de la Seguridad Social y de la administración pública en general, ya que se cancelaron convocatorias de ofertas públicas de empleo. De hecho, a principios de este año se publicó la convocatoria para cubrir 323 plazas dentro de los cuerpos de la Seguridad Social, correspondientes a 2019 y 2020. La misma convocatoria incluye otras 300 plazas para promoción interna.

“El retraso en las convocatorias o una vez superados los procesos selectivos y la demora en realizar los nombramientos ralentizan la incorporación de las nuevas empleadas y empleados públicos”, denuncian fuentes sindicales.

El objetivo de la Secretaría de Estado liderada por Israel Arroyo es el de revertir la situación de recursos humanos que sufre el organismo y diseñar “un nuevo modelo en la organización más moderno y eficiente, volcado en el ciudadano”. Para ello, además de la incorporación de funcionarios, se han reforzado los trámites que se pueden realizar a través de la sede electrónica.

Comentar ()