Heineken ganó 168 millones de euros en el primer trimestre del año, a pesar de las restricciones de la pandemia en diferentes países del mundo. Se trata de un incremento del 78% con respecto al año anterior, cuando la cervecera obtuvo un beneficio de 94 millones.

En España, el volumen de consumo de cerveza disminuyó en torno al 10-15% debido a la disminución de la actividad hostelera, cerca del 30%. En el canal alimentación el volumen de consumo de cerveza creció alrededor del 5% por encima del mercado, liderado por la marca Heineken, El Águila y Desperados.

«Hemos tenido un inicio del año fuerte, pese a enfrentarnos a restricciones severas alrededor de varios mercados», ha comentado Dolf van den Brink, CEO de la compañía. Además, ha destacado que la marca Heineken ha experimentado un «crecimiento de doble dígito en más de 40 países.

El crecimiento de las ventas en África y Oriente Medio, así como en la región de Asia Pacífico, han compensado la caída del 9,7% en Europa. La compañía vendió 50,3 millones de hectolitros de cerveza en los tres primeros meses del año.