Economía

Los trabajadores en ERTE se estancan en los 450.000 y caen la mitad que en mayo

Azafatas llegan a la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez

Azafatas llegan a la terminal 4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Ricardo Rubio / Europa Press

Las cifras de empleo hechas públicas este viernes por el Gobierno muestran que la ocupación ha recuperado este junio cifras prepandemia, al situarse en niveles muy similares a los del mismo mes de 2019, con 19,2 millones de trabajadores dados de alta en la Seguridad Social.

Otros datos también invitan al optimismo: este mes ha sido histórico en cuanto a caída del paro (ha bajado en casi 167.000 personas, su mayor retroceso desde que existen registros), el volumen total de desempleados se encuentra en su nivel más bajo desde que estalló la pandemia (en los 3,6 millones) y se ha firmado un 55% más de nuevos contratos que en el mismo mes del año pasado.

Son cifras impulsadas por la llegada del verano y el comienzo de la temporada turística, a su vez, bendecida por el rápido proceso de vacunación que está permitiendo dejar atrás la Covid-19. La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, destacó este viernes en rueda de prensa que se trata del «dato más relevante de la historia de la democracia» española, que son cifras «esperanzadoras» y que «indican que caminamos en la buena dirección».

De su lado, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, reforzó que se trata de un «dato extraordinario de creación de empleo», y resaltó que muchas comunidades autónomas tienen ahora niveles de empleo superiores a los precrisis.

Sin embargo, las cifras evidencian que hay un estancamiento en la salida de trabajadores de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y el aumento de su afiliación con respecto a los meses anteriores.

Los ERTE son el mecanismo que el Gobierno amplió a raíz de la pandemia buscando conseguir que las empresas mantuvieran a sus trabajadores en plantilla, aunque fuese sin trabajar, en lugar de enviarlos a engrosar las listas de parados, con el consecuente impacto que hubiese tenido en el consumo y la economía.

Así, mientras que el crecimiento de los afiliados ha sido significativo este mes de junio en comparación con los meses anteriores, registrando casi 4 veces más nuevos afiliados en términos desestacionalizados que en mayo (202.857 en junio frente a 45.434 en mayo), el descenso de personas en ERTE este mes ha sido mucho menor que el anterior, prácticamente la mitad.

Con respecto al último día de mayo, en junio las personas en ERTE han caído en 44.692; mientras que en mayo, frente al último día de abril, el descenso fue de 95.439 personas.

Desde la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), su presidente, Antonio Garamendi, auguraba hace unos días «una bajada espectacular» durante el verano de los trabajadores que están ahora en ERTE, pero tal fenómeno podría no producirse con esa magnitud a la vista de las cifras de junio.

En ese sentido, desde la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) han resaltado el «importante» volumen de trabajadores que continúan en ERTE, casi medio millón de empleados continúan en ERTE, en concreto 447.800 personas. Es la cifra más baja desde el inicio de la pandemia pero, de nuevo, solo unos 45.000 menos que en mayo.

De la misma manera, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, ha destacado que aunque hay empresas que están empezando a recuperarse y están empezando incluso a contratar y generar empleo, hay «otras a las que desgraciadamente les cuesta mucho trabajo incorporar a los trabajadores».

«Los trabajadores en ERTE se están reduciendo muy lentamente»

«Desde ATA queremos mostrar nuestra preocupación porque el número de trabajadores en ERTE se está reduciendo muy lentamente. Aún quedan 450.000 trabajadores en ERTE y 230.000 autónomos con la prestación de cese de actividad [paro de autónomos], lo que refleja que si bien hay empresas que están empezando a recuperarse, que están empezando a contratar y generar empleo, hay otras muchas a las que les está siendo complicadísimo reincorporar a los trabajadores que han estado en ERTE», expresa el colectivo en un comunicado.

También la agencia especializada en empleo Randstad ha expresado su preocupación por «la composición sectorial» de los ERTE, ya que una proporción muy elevada de estos trabajadores se concentra en actividades vinculadas a la hostelería, en concreto, 78.789 en servicios de alojamiento y 114.174 en servicios de comidas y bebidas, un total de 192.963, lo que supone un 43,09% del total de afectados.

«Se trata de uno de los sectores más castigados por la crisis y que depende en gran medida de los resultados de la campaña de vacunación, del avance de las nuevas cepas del virus y de la afluencia de turistas en esta campaña de verano que se inicia en estas semanas», apuntan desde Randstad.

Por otro lado, aunque el gasto total en prestaciones fue inferior este mes de mayo al de un año antes, en un 58%, de los 2.332 millones de euros que el Gobierno gastó, 555 millones fueron en prestaciones por ERTE. Son 77 millones menos que el mes anterior y un 84% menos que la cifra de gasto mensual más elevada, que correspondió al mes de mayo de 2020.

En total en lo que va de pandemia (hasta mayo, último mes del que el Ministerio proporciona registros), el gasto en nóminas ERTE ha sido de 18.294 millones de euros y todavía se desconoce hasta cuándo continuará aumentando. Díaz ha asegurado que los ERTE continuarán vigentes «mientras sean necesarios» y los empresarios y sindicatos dan por hecho que en septiembre volverán a renovarse como sucedió en mayo, pero muchas empresas podrían no haber recuperado sus niveles de actividad prepandemia antes de que termine el año, en vista de las previsiones económicas.

Te puede interesar

Comentar ()