La escalada de precios de la energía ha provocado que la compañía vasca del acero Sidenor se vea abocada a parar su actividad durante un periodo equivalente a casi tres semanas, repartidas hasta fin de año. La empresa ha comunicado hoy que detendrá su actividad los próximos 20 días «ante el desorbitado precio de la electricidad». Asegura que el importe alcanzado ha incrementado los costes de su producción en un 25%. Recuerda que actualmente debe abonar más de cuatro veces el importe energético respecto a lo que pagaba el año pasado. Si hoy el coste es de 260 euros por MWh hace un año apenas rondaba los 60 euros. Estima el coste por tonelada producida ha aumentado en más de 200 euros, lo que hace «imposible mantener el ritmo de producción actual».

La empresa ya ha comunicado al comité de empresa y a toda la plantilla que se ve forzada a parar en un periodo que equivale al 30% de los días productivos programados, y que los aplicará desde ahora y hasta el próximo 31 de diciembre.

Asegura que con esta medida pretende limitar el «tremendo impacto del elevado coste de la electricidad» tiene en su actividad. Reitera, sin embargo, que con medidas de este tipo no se soluciona «el problema de fondo» y anuncia que serán necesarias otras acciones «de persistir el actual panorama de descontrol en los precios eléctricos».

La decisión de parar su actividad afectará directamente y de modo inmediato a su planta en Basauri y de modo progresivo en el resto de plantas de la acería que tiene en España.

La decisión tiene especial relevancia al ser una de las primeras grandes compañías del sector del acero en anunciar el cese temporal de su producción a consecuencia del elevado coste de la energía que consume. Sidenor es un grupo industrial líder en la producción de aceros largos especiales. Cuenta con plantas en Euskadi, Cantabria y Cataluña, además de delegaciones en Alemania, Francia, Italia y Reino Unidos.