Economía

Colombia despliega la "alfombra roja" fiscal para las empresas españolas

El Gobierno de Iván Duque quiere atraer 8.000 millones de dólares en inversión extranjera directa

El presidente de Colombia, Iván Duque, durante su intervención en el Colombia Investment Summit.

El presidente de Colombia, Iván Duque, durante su intervención en el Colombia Investment Summit.

Colombia ha «cortado el lazo rojo de la burocracia» para «desplegar la alfombra roja» para las empresas extranjeras. Así lo expresa Paola García, vicepresidenta de inversión de ProColombia, la institución dependiente del Gobierno que se encarga de promover la inversión en el país. Colombia busca impulsar su economía y tiene claro que la palanca vendrá de la inversión internacional. 

En esta estrategia España cobra un papel muy relevante. En 2020 fue el segundo inversor extranjero solo por detrás de Estados Unidos. En el primer semestre del presente ejercicio fue el principal. Las infraestructuras, las energías renovables, pero también la industria audiovisual y el turismo son los sectores donde se concentran esas inversiones, aunque como comenta Mónica Sánchez, gerente de promoción de inversión  en Invest in Bogotá, la institución promotora de estos negocios en la capital, España es un «socio natural» para Colombia.

Según los datos de ProColombia, desde 2018 las empresas españolas han llevado a cabo más de 123 proyectos en el país, que han supuesto la creación de más de 9.000 puestos de trabajo. Las compañías de nuestro país con sede en Colombia han pasado de más de 160 en 2011  a ser más de 600, según las cifras más recientes.

Para que esta tendencia siga al alza, el Gobierno de Duque saca pecho de los incentivos fiscales que reciben las empresas extranjeras que invierten en Colombia y de la reducción de trámites que se ha llevado a cabo durante su mandato. En el caso de las ventajas tributarias, algunos ejemplos, las hoteleras extranjeras que decidan iniciar proyectos en ciudades de menos de 200.000 habitantes tienen una reducción del impuesto sobre la renta que pasa del 31 al 9%. 

En el ámbito de las industrias creativas, que incluyen a la publicidad, al cine, la música y los videojuegos, Colombia también ha desplegado «la alfombra roja». Estas empresas cuentan con 7 años de exención del impuesto sobre la renta y exenciones sobre el IVA. Además, si la producción se realiza a través de una productora colombiana y el proyecto tiene una inversión mínima de 475.000 dólares, el Gobierno les devuelve el 35% de los gastos asumidos en el país. 

En cuanto a las energías renovables, existe una una deducción en el impuesto sobre la renta equivalente al 50% de la inversión realizada en fuentes no convencionales de energía renovables. Tampoco deben pagar IVA los bienes y servicios destinados a estas energías en sus fases de inversión. Por último, las empresas que inviertan en proyectos de renovables pueden beneficiarse de una exoneración completa en el pago de derechos arancelarios en la importación de los equipos, bienes y maquinaria empleados exclusivamente en las etapas de reinversión e inversión.

Estas ventajas fiscales se incluyen en la ley de inversión social, que también recoge que el 70% de los ingresos del presupuesto colombiano correrán a cargo de los impuestos que paguen las empresas. Esta es la nueva propuesta del Gobierno después de que la reforma fiscal que inició el anterior ministro desatase protestas por todo el país. La nueva ley incluye la prórroga de medidas sociales como el ingreso solidario y la matrícula universitaria gratuita para jóvenes en situación de vulnerabilidad.

Visita de Duque a España

Los proyectos más recientes se centran en las infraestructuras y la energía. Durante la visita de una delegación colombiana, liderada por el presidente Iván Duque, a España, se cerraron al menos siete proyectos por valor de unos 2.100 millones de euros. 

Entre estos proyectos se encuentra Sacyr, que es la encargada del desarrollo de dos autopistas en el país. El Grupo Ortiz, por su parte, tiene adjudicado un proyecto para el suministro de energía eléctrica en diferentes ciudades colombianas. Sin que trasciendan los nombres de las empresas, según ha podido saber este periódico, una compañía española invertirá 700 millones de euros en el desarrollo de parques solares en el país y otra firma se centrará en los proyectos fotovoltaicos y eólicos.

Una compañía del segmento de software y tecnologías de la información reinvertirá en Colombia para desarrollar y operar uno de sus hubs globales en el país. La nueva inversión representa la creación de 100 puestos de trabajo.

Indra, por su parte, inaugurará una nueva sede del centro de excelencia Smart 4.0 en Cartagena. Desde la compañía apuestan por Colombia a través del emprendimiento y de contrataciones de talento calificado en desarrollo de software y servicios TI. 

Flavia Santoro, presidenta de ProColombia, una de las personas que viajó a España, reconoce en declaraciones a este periódico que «el sector empresarial está muy comprometido con la inversión en Colombia».  «Los compromisos de inversión son importantes, y para acompañar esta iniciativa privada, nuestros gobiernos renovaron los acuerdos de promoción de inversión. Le estamos diciendo a nuestros inversores que la infraestructura está lista para que puedan hacer intercambios y exportaciones, dentro de un marco jurídico transparente. Somos un país seguro para la inversión extranjera», apuntó.

La fortaleza de Colombia: la confianza

Durante su intervención en el Colombia Investment Summit 2021, celebrado esta semana en Bogotá, el presidente Duque dejó claro que su país respeta «la propiedad privada» y diferenció a su gobierno de los «populismos», haciendo referencia a otros países de Latinoamérica. En este sentido, hizo hincapié en la «estabilidad» que ofrece el país. 

«El respeto a la propiedad privada siempre ha sido una constante en Colombia y lo seguirá siendo», añadió en declaraciones a este medio el viceministro de comercio exterior, Andrés Cárdenas, en el mismo evento.

Según las perspectivas de la OCDE, el producto interior bruto (PIB) de Colombia crecerá un 7,5% el próximo año. Las proyecciones del banco nacional son todavía más optimistas y esperan un alza del 9%.

Además de las ventajas fiscales, la vicepresidenta de inversión de ProColombia destaca que el país goza de una «ubicación estratégica en el centro de las américas, a menos de 6 horas (en avión) de cualquiera de las capitales de la región». Por otra parte, tiene tratados de libre comercio «de Canadá a Patagonia» y eso es un incentivo para establecer base de operaciones en Colombia. «En los últimos 50 años hemos sido cabeza de crecimiento de la región, país estable, aquí no hay sorpresas de hiperinflación», insistió.

Con todo, pese a estos puntos fuertes y las ventajas económicas aplicables a las empresas internacionales que decidan invertir en Colombia, Santoro responde convencida que lo que más valoran las empresas españolas es «la confianza».

Colombia espera atraer en el corto plazo 8.000 millones de dólares en inversión extranjera y en esa cifra las empresas españolas que contribuyan a la transformación verde y digital del país, jugarán un papel clave.

Te puede interesar

Comentar ()