Economía

Faltan 365.000 emprendedoras en España

La OCDE identifica barreras en los mercados financieros así como diferencias en la percepción de capacidades a la hora de emprender

Centros de trabajo

Si las mujeres crearan empresas al mismo ritmo que lo hacen los hombres de entre 30 y 49 años, en España habría 365.000 emprendedoras más. A nivel europeo, habría 6,8 millones de mujeres emprendedoras más. ¿Por qué no lo hacen? Por las barreras en los mercados financieros, la brecha en conocimientos y habilidades o algunas políticas fiscales, pero también por elementos culturales como la percepción sobre mujeres que fundan su propio negocio.

El informe The Missing Enterpreneurs, publicado recientemente por la OCDE, cifra en 608.000 los emprendedores -hombres y mujeres- que tendría España si se eliminaran ciertas barreras al autoempleo. Del total, el 60% son mujeres. Se trata de una diferencia que constata una brecha de género entre los empleadores y los trabajadores autónomos.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al tercer trimestre de este año, casi el 70% de los empleadores en España son hombres. También son mayoría bajo la categoría de trabajadores por cuenta propia, el 65% y son el 75% de los miembros de cooperativas. El informe de la OCDE destaca que el autoempleo entre mujeres en España está dos décimas por encima de la media europea, sin embargo sigue siendo menos probable que entre los hombres.

Desde la Federación española de mujeres directivas, ejecutivas, profesionales y empresarias (FEDEPE) explican que “tradicionalmente ha habido diferencias entre hombres y mujeres sobre la percepción de situación o coyuntura actual y los valores y aptitudes personales a la hora de iniciar un proyecto de emprendimiento. Es una perspectiva cultural que también debemos de atajar y que solo puede hacerse mediante formación específica sobre creación de empresas y para emprender en clave de género”.

Sobre esto, el informe apunta que las mujeres consideran de forma más habitual que no tienen las habilidades necesarias para emprender. “Seis de cada diez mujeres emprendedoras consideran que no tienen las habilidades para iniciar un negocio de forma exitosa”, apuntan. No obstante, desde FEDEPE afirman que “el perfil de la mujer emprendedora en España corresponde a mujeres con una formación superior a la de los hombres”. En esta línea, se pone de manifiesto que con un mismo nivel de formación, los hombres se ven más capaces que las mujeres a la hora de emprender.

La OCDE destaca que existe un sesgo inversor que repercute en que «las mujeres emprendedoras reciban cantidades inferiores de capital riesgo». En este sentido, recomienda que se creen programas de financiación diseñados específicamente para mujeres.

Perfil de la mujer emprendedora

Un estudio realizado por MicroBank en colaboración con Stone Soup Consulting dibuja el perfil de la mujer emprendedora como el de una mujer de entre 36 y 49 años de edad (43%), con estudios de Formación Profesional (34%), en busca de una oportunidad de negocio (42%) y enfocada al comercio minorista (30%). Por edades, el segundo colectivo más numeroso es de las mujeres de entre 26 y 35 años (26%), aunque destaca el grupo de mujeres con edades comprendidas entre 50 y 64 años, que representan el 22%, muy por encima del 8% que suponen las mujeres menores de 25 años.

Respecto a los sectores predilectos para emprender por parte de las mujeres, destacan el comercio minorista (30%), la hostelería y restauración (23%) y los negocios de peluquería y estética (20%). Estos datos contrastan con los nuevos negocios impulsados por hombres, que optan en menor proporción que las mujeres por el comercio y la hostelería. En el marco de los servicios profesionales, ellos se decantan por nuevas oportunidades en el ámbito del transporte, la construcción y las reformas.

Entre las principales motivaciones que las mujeres esgrimen para emprender destaca el hecho de ver una clara oportunidad de negocio (42%), el deseo de ganar independencia y ser sus propias jefas (25%) y la vocación (13%).
Además, para un 13% de las mujeres, la principal motivación para emprender es revertir una situación de paro. De hecho, la OCDE destaca que esta es una característica muy común en España, donde el emprendimiento “por necesidad” es más común que en otros países de la Unión Europea, 38% en nuestro país frente al 24% de la Unión Europea.

Te puede interesar

Comentar ()