Una mujer y una niña tumbadas.

Ksenia /Pexels

Economía DÍA DE LA MADRE

Casi 600.000 mujeres no buscan empleo en España por estar al cuidado de hijos u otros familiares

El número de mujeres inactivas por estar dedicadas a los cuidados se ha incrementado en 130.000 en un año

Más de medio millón de mujeres españolas no buscan empleo ni trabajan por estar al cuidado de niños, adultos enfermos, incapacitados o mayores. Son 130.000 más que hace un año y son el fiel reflejo de que los cuidados recaen de forma más intensa sobre las mujeres. El número de hombres en la misma situación alcanza los 48.700, doce veces menos que en el caso de ellas.

Los mayores incrementos en el caso de las mujeres se producen en tres tramos de edad: entre los 35 y los 39 años, que pasan de 71.300 a 87.800; de los 40 a los 44, que pasan de los 61.700 a los 84.000 y también entre las mujeres de entre 50 y 54 que se duplican, desde los 35.700 a los 69.400. Los datos pertenecen a la Encuesta de Población Activa, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), este jueves.

El INE no desagrega cuántas de estas mujeres no trabajan ni buscan empleo por estar al cargo de hijos, pero el confinamiento ha dejado constancia de que son en mayor medida ellas quienes cuidan a los pequeños o renuncian al mercado laboral por hacerlo. El estudio Covid-19 y desigualdad de género en España, publicado por la escuela de negocios Esade, cifra en un 31% los hogares con niños dependientes en los que las madres se convertirán en las principales encargadas del cuidado de los niños, ya sea porque sus parejas trabajan en sectores esenciales (que no cesan la actividad) o porque no tienen pareja.

El mismo estudio estima que en el 13% de los hogares será el padre el que se convertirá en el principal encargado de cuidar a los niños. En el caso de que ambos progenitores trabajen en sectores esenciales “es probable que las mujeres sean las que pidan una excedencia o una reducción de la jornada laboral para hacerse cargo de los niños”.

Víctimas del confinamiento

Este es uno de los tres motivos por los que el Fondo Monetario Internacional (FMI) habla de las madres como “una de las mayores víctimas de los confinamientos”, especialmente aquellas que tienen hijos pequeños. El estudio Covid-19: La emergencia de las madres, que analiza el impacto que ha tenido la pandemia en la situación económica y laboral de las madres en Reino Unido, España y Estados Unidos, concluye que “muchas mujeres, que ya se cargaban con el peso de los cuidados de los niños y del hogar incluso antes de la pandemia, dejaron sus trabajos o redujeron el número de horas que trabajaban”.

En el caso de España, según las cifras del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, las excedencias por cuidado de hijos o familiares se redujeron en 2020 en comparación con 2019, 59.446 frente a 54.723. Lo significativo es que, incluso reduciéndose, la brecha de género se amplió. Del total de permisos de 2020, el 87,17% los solicitaron mujeres, frente al 86,96% de hace un año.

Los otros dos motivos que apunta el FMI son que las mujeres trabajan en sectores de mayor exposición al virus y que su tasa de temporalidad es mayor a la de los hombres. En la primera de las causas, en nuestro país basta con observar que el sector sanitario es uno de los más feminizados. Según los últimos datos de la EPA, el 76,51% de los ocupados en la rama de Actividades sanitarias y de servicios sociales son mujeres. Por otra parte, tanto en Comercio como en Hostelería, el porcentaje está más dividido, las mujeres son el 49,36% en el primer caso  y el 52,55%, en el segundo.

En cuanto a la temporalidad, las mujeres superan los 2 millones de asalariadas con contrato temporal, frente al 1,8 millones de los hombres. Si se observan los contratos a tiempo parcial, las mujeres multiplican por más de tres la cifra de los hombres, 1,8 millones frente a 564.000, según cifras del INE.

Del total de excedencias de 2020, el 87,17% las solicitaron mujeres, frente al 86,96% de hace un año»

Soluciones

Ante esta realidad, el FMI propone varias soluciones. La primera, apoyo financiero para “las madres que hayan perdido su trabajo y que tienen dificultades para sobrevivir, algo que queda cubierto con prestaciones por desempleo o por el ingreso mínimo vital. En segundo lugar, la institución aboga por guarderías y colegios, “la disponibilidad de los servicios de guardería es crucial para hacer posible que las madres puedan participar en el mercado laboral”, apuntan.

Por otra parte, señalan a las “políticas de recolocación” para facilitar que las mujeres se reincorporen al mercado laboral a través de programas de formación. Por último, el FMI opina que el acceso a la financiación puede impulsar a las mujeres a empezar o mantener sus negocios. “El acceso igualitario a infraestructuras digitales, como el acceso a un móvil o a internet, así como una mejor formación financiera y digital, pueden suponer un punto de inflexión para las mujeres”, añaden. “Para que la economía mundial se recupere, necesita reintegrar a las mujeres en el mercado laboral”, concluye.

Te puede interesar

Comentar ()