Economía

Guggenheim Bilbao, cuadros con un impacto de 195 millones en el PIB vasco

Pese al impacto de la pandemia, que ha reducido la llegada de visitantes, la pinacoteca bilbaína, a punto de cumplir 25 años, sigue siendo uno de los motores económicos de Euskadi. En 2021 generó 26,6 millones de euros a las haciendas vascas.

Museo Guggenheim de Bilbao en 2009

Exterior del Museo Guggenheim Bilbao.

Es el último gran motor de transformación económica de Euskadi. Surgió en plena crisis industrial y fue capaz de revitalizar Bilbao y su entorno en un clima de decadencia e incredulidad. De los astilleros a los museos, de los barcos a los cuadros, esa era la apuesta que con sorpresa hicieron las autoridades vizcaínas. El Museo Guggenheim, que en octubre de este año cumplirá 25 años, sigue siendo no sólo un tractor de visitantes e imagen internacional, sino una caja rentable para las arcas públicas. Incluso en pandemia.

Los datos facilitados por la pinacoteca vasca revelan que sólo la actividad generada por el Museo el año pasado supuso una aportación al PIB vasco de 172 millones de euros. Una cantidad relevante si se tiene en cuenta que el número de visitantes que llegaron a la capital vizcaína para visitarlo fue casi la mitad del de años precedentes. En 2021 las salas del museo fueron visitadas por 530.967 personas, lejos del 1,1 millones que registró en 2019, antes de la pandemia.

El impacto económico generado, según los responsables de la entidad, es también muy significativo. Tras las exposiciones se suma una actividad que abarca fundamentalmente al sector hotelero, hostelero, el comercio y las compañías de viajes. La demanda generada en ese radio de influencia del museo se ha cuantificado el año pasado en casi 196 millones de euros.

Sin duda, las grandes beneficiadas son las haciendas forales vascas, y en particular la vizcaína. Las arcas tributarias se engordaron durante 2021 con el pago de 26,6 millones en tributos. La reducida dimensión geográfica de Euskadi permite que el conjunto del País Vasco llegue a beneficiarse del llamado ‘efecto Guggenheim’ y así no sólo la Hacienda de Bizkaia vea repercutida su actividad en forma de impuestos.

Empleo y autofinanciación

El análisis económico de su actividad permite concluir que también se mantiene como un valiosos motor de empleo. Además de los puestos de trabajo generados en el Museo, multitud de actividades adyacentes y complementarias también viven de su funcionamiento. El año pasado 3.671 personas fueron empleadas de una u otra manera en la actividad del Guggenheim.

Una institución que goza de financiación pública por parte del Gobierno Vasco y la Diputación de Bizkaia, pero que en gran parte ha logrado un ratio elevado de autofinanciación. El año pasado obtuvo un 62% de sus sostenimiento gracias a ingresos propios, un porcentaje de financiación propia que se sitúa entre los más elevados de las instituciones culturales europeas.

Esta financiación se sostiene fundamentalmente en los 111 miembros corporativos que la integran y que sostienen con aportaciones su mantenimiento. A ellos se suma otra categoría de colaboradores, los ‘Amigos del Museo’, que este año han alcanzado una cifra récord al llegar a los 21.127. Finalmente, a la ‘comunidad’ del Guggenheim Bilbao se suman cerca de otros 80.000 seguidores de todo el mundo, una modalidad gratuita de relación con la entidad y que ha aumentado un 70% durante el ejercicio pasado.

43% de visitantes extranjeros

La institución ha intentado compensar con nuevas fórmulas la caída de ingresos para hacer frente a sus gastos. Muestra de ello es la fórmula de aportaciones privadas con las que se ha querido implicar a la ciudadanía en el mantenimiento del Museo. A través de este sistema se ha soportado la reforma interior de la estructura que soporta el ‘Puppy’, el perro gigante de Koons que da la bienvenida a los visitantes. A ello se suma otras apuestas como la salida del Tour de Francia el próximo año desde Euskadi y que tendrá al Guggenheim como uno de sus emblemas.

Respecto a la actividad museística, el año 2021 se considera que se cierra de modo positivo, por encima de las previsiones. La caída de visitantes que se arrastra desde el inicio de la pandemia se ha contenido. El repunte detectado en la segunda mitad del año ha permitido cerrar la previsión con un 6% más de entradas, hasta rozar las 531.000 visitas.

Sin duda el visitante español sigue siendo el mayoritario. Sólo un 43% procede de fuera de España. Los franceses, con un 16%, son los extranjeros más habituales del Guggenheim Bilbao. Tras ellos, a mucha distancia, los alemanes (4%), los procedentes de Estados Unidos (3%), Gran Bretaña (2%), Italia (2%) y Portugal (1%). Respecto a los visitantes de nuestro país, los vascos representan la mayoría, con un 23% del total, seguido de los catalanes, con un 8%, y los madrileños, con un 7%.

Te puede interesar

Comentar ()