Economía Previsiones macroeconómicas

La OCDE prevé una inflación mundial del 6,7% por la guerra

Estima que el conflicto retrasará el crecimiento mundial, pero moderadamente: el PIB avanzará un 3,5% este año, un punto menos que el 4,5% esperado en diciembre

Una mujer camina delante de unos coches quemados en un puente de Irpin (Ucrania)

Una mujer camina delante de unos coches quemados en un puente de Irpin (Ucrania) EP

La invasión rusa de Ucrania afectará negativamente a la economía mundial y europea, pero el impacto será moderado. No llevará a ninguna de las dos a una recesión. El efecto económico más importante será el encarecimiento de los precios: la inflación 2,5 puntos mayor de la esperada a nivel mundial si la situación se mantiene en el tiempo, según el último informe de la OCDE, publicado este jueves.

Por tanto, cree que se situará en el 6,7%, ya que la última estimación del organismo, en diciembre, situaba la inflación media mundial de 2022 en el 4,2%.

En la zona euro, el aumento de la inflación será algo menos, unos 2,3 puntos más que lo inicialmente previsto, cree la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que agrupa a 38 países. Es la segunda gran institución que se atreve a publicar previsiones sobre cómo afectará la guerra en la economía.

La primera fue el Banco Central Europeo la semana pasada, que recortó sus estimaciones de crecimiento para la zona euro hasta el 3,7%, frente al 4,2% de su última previsión, y aumentó la de inflación hasta el 5,1%, frente al 3,2%. Ni el BCE ni la OCDE han incluido previsiones sobre cómo repercutirá la guerra en el crecimiento o en la inflación de España.

«La consecuencia más importante de la guerra en Ucrania es la pérdida de vidas y la crisis humanitaria relacionada con el enorme número de personas sitiadas y desplazadas», asegura la OCDE en su informe. También tendrá repercusiones económicas: el PIB mundial crecerá un punto menos de lo esperado, 0,8 puntos excluyendo a Rusia, y el de la zona euro lo hará algo más, 1,4 puntos menos.

El informe de la OCDE de diciembre preveía que el PIB mundial crecería un 4,5% en 2022 y un 3,2% en 2023, por lo que la guerra retrasaría el crecimiento mundial de 2022 hasta el 3,5% este año. Asimismo, estimaba que el PIB de la zona euro crecería un 4,3% este año, por lo que quedaría reducido a un avance del 2,9%.

Antes del estallido de la guerra, la OCDE esperaba que la economía mundial volviese a los niveles prepandemia entre 2022 y 2023, y también que la mayoría de países del club regresase al pleno empleo. También se estimaba que la política monetaria volviese a la normalidad, con la progresiva retirada de los estímulos que se implementaron por el Covid.

Ahora esos planes no se van a cumplir. A pesar de que Rusia y Ucrania «son relativamente pequeñas en términos de producción», son grandes exportadores de alimentos clave, de minerales y de energía. La guerra ya está teniendo una fuerte repercusión en los precios del petróleo, del gas y del trigo.

Pero la organización señala que unas medidas fiscales bien diseñadas y dirigidas podrían reducir el impacto negativo de la guerra en el PIB y la inflación. «La mayoría de los bancos centrales debería continuar con sus planes preguerra, con la excepción de las economías más afectadas», opina, aun así.

En este sentido, aboga por favorecer las ayudas a las familias con rentas más bajas, preferibles a limitaciones generales de precios o reducciones de impuestos. Concretamente, la OCDE cree que estas ayudas deben financiarse con los beneficios excepcionales que las empresas están recibiendo, los «beneficios caídos del cielo».

Donde se notará especialmente el impacto de la guerra será en la economía rusa, que sufrirá un desplome del 10% a consecuencia de las sanciones impuestas al país. El informe no da estimaciones sobre Ucrania. Si Rusia paraliza totalmente las exportaciones de energía a la UE, el crecimiento del PIB podría disminuir en 0,5 puntos más, y la inflación podría crecer hasta 3,5 puntos frente a las expectativas anteriores a la guerra.

Te puede interesar

Comentar ()