Economía

Euskadi obligará a las empresas de criptomonedas a informar de los saldos de sus clientes

Las haciendas vascas modificarán sus normas forales para incorporar esta obligación de informar de saldos y movimientos a las compañías de compra y venta de criptoactivos.

Criptomonedas

Criptomonedas

Es la tierra desregulada, sin normas claras y con cada vez más habitantes en busca del ‘maná’. Unos, los menos, la transitan con pleno conocimiento del terreno, otros, la mayoría, con el ansia de alcanzar ‘el dorado’ prometido y los hay que tan sólo se adentran por la adrenalina que genera la aventura por una senda de riesgos y giros imprevistos. El mundo de las criptomonedas acapara cada vez más adeptos, también más detractores. Lo hace a un ritmo más rápido de lo que aflora la regulación. Tras acumular lustros sin que las instituciones recaudatorias, las haciendas, ni siquiera les prestaran atención, los reguladores han comenzado a intentar poner coto a un mercado aún desconocido para el gran público.

Las últimas instituciones en intentar poner coto impositivo a este mercado desregulado son las haciendas vascas. La primera en hacerlo ha sido la vizcaína, a la que le seguirán la guipuzcoana y la alavesa. El Gobierno vizcaíno ha aprobado un anteproyecto de norma foral por el que a partir de este ejercicio se obligará a las entidades que presten servicios de compra y venta de criptomonedas a facilitar información detalla a la hacienda. Estas entidades que median para la adquisición y venta de monedas virtuales deberán así facilitar información «sobre los saldos que mantienen los y las titulares de monedas virtuales» así como de «las operaciones sobre dichas monedas».

La obligación de facilitar esa información, aclaran desde la Diputación a ‘El Independiente’, recae en las entidades que facilitan esas operaciones y no en el titular de las monedas. Recuerdan que son ellas que «posibilitan la tenencia y realización de estas operaciones».

‘Lista de morosos’

Aseguran que este nuevo aspecto que se incluirá en la Norma Foral que se comenzará a tramitar ahora en las Juntas Generales supone un cambio relevante respecto a la situación actual. Señalan que en la actualidad los titulares de este tipo de criptomonedas no están obligados informar sobre las mismas. La modificación normativa entrará en vigor con efectos del 1 de enero de este año una vez quede respaldada en la cámara vizcaína. La Diputación vizcaína es la primera en aplicar esta medida a la que próximamente seguirán las otras dos haciendas vascas.

La citada Norma incluye otras modificaciones relevantes en el campo fiscal. Una de las modificaciones con las que se pretende reducir el radio de acción del fraude fiscal hace referencia a la conocida como ‘lista de morosos’. Anualmente la hacienda foral hacía pública esta lista en la que se incluyen aquellos contribuyente, particulares o empresas, cuya deuda con la Hacienda supera el millón de euros. Con la nueva ley el límite de impago para ser incluido en la lista de grandes deudores se rebaja hasta los 600.000 euros, al igual que establece la norma tributaria de ámbito estatal. Se permitirá que aquellas personas que sean apercibidas con su inclusión en la misma resuelvan la situación durante el periodo de alegaciones y reduzcan su deuda de los 600.000 euros no sean finalmente incluidos en la lista de morosos.

En el País Vasco las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV) desaparecieron tras una reforma fiscal. Sin embargo, se establece la medida de que si algún contribuyente vizcaíno es titular de una SIVAC fuera del País Vasco en caso de disolverla tribute únicamente por el 1%.

Deducciones por desplazamiento

Entre las novedades también figura la referida a la tributación de los gastos de desplazamiento de casa al puesto de trabajo. La norma foral establece que quedarán exentas de tributar las cantidades recibidas, hasta 1.500 euros anuales, para sufragar el gasto de desplazamiento para acudir al trabajo. La medida se ha previsto para el fomento del transporte público.

En lo relativo al Impuesto de Sociedades se aprueban varias deducciones nuevas, como las inversiones y gastos en proyectos de desarrollo sostenible, la conservación y la mejora del medio ambiente o el uso eficiente de las energías. El límite de deducción se amplía del 35% al 50%. También se establecen deducciones por actividades de investigación, desarrollo e innovación tecnológica.

Te puede interesar

Comentar ()