El cambio climático, la contaminación, la sobrepesca… Estos son algunos de los muchos peligros que amenazan la biodiversidad y el medio ambiente marinos. La necesidad de revertir su deterioro se ha convertido en una carrera contrarreloj con una ruta definida dentro de los ODS de Naciones Unidas (Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 «Vida Submarina»). Con este objetivo nació el año pasado Santander for the seas. Esta iniciativa, liderada por Fundación Banco Santander, es un buen ejemplo de la importancia de la implicación de las grandes corporaciones en este reto: con una dotación total de 450.000 euros, se trata del mayor programa privado para la recuperación y protección de nuestros mares y océanos.

Santander for the seas acaba de cerrar su segunda edición con la selección de tres nuevos proyectos desarrollados por Asociación Vellmarí, Coordinadora para o Estudo Dos mamíferos Mariños CEMMA y Fundación Naturaleza y Hombre. Todos ellos promueven el cuidado de los ecosistemas marinos y de las especies amenazadas y singulares. Pero, además, cumplen otros requisitos como ser sostenibles en el tiempo, tener impacto medioambiental, social y educativo, o ser eficientes económicamente. Las tres organizaciones contarán con el apoyo de la Fundación durante dos años para desarrollar sus propuestas. Así son los proyectos apadrinados:

Hábitats coralígenos del Mediterraneo occidental

Prospección, mitigación y sensibilización. Corales, gorgonias y esponjas crean un hábitat y lugar de refugio adecuados para centenares de especies marinas. Al ser zonas tan ricas y biodiversas, suelen ser caladeros de pesca y son frecuentemente capturados accidentalmente. Estas capturas tienen un efecto negativo sobre la parte estructural y funcional del ecosistema, llevando a una sustancial desertificación y empobrecimiento de todas las especies asociadas.En concreto, el objetivo del proyecto presentado por la Asociación Vellmarí es proteger la población de gorgonias rojas en las reservas naturales de Ibiza. “Entre 30 y unos 80 metros de profundidad se encuentran estas formaciones que son parte del ecosistema que llamamos coralígeno y que destaca por la riqueza y abundancia de especies. “Son auténticos hot spots de la biodiversidad. Son el equivalente en el Mediterráneo a los arrecifes de coral de los mares tropicales”, comenta el responsable de esta organización. 

Friendship-Orcas

De Coordinadora para o Estudio Dos mamíferos Mariños (CEMMA), se lleva a cabo en Galicia y Andalucía.  Esta ONG gallega, fundada en 1992, desarrolla proyectos de investigación, potenciando aspectos divulgativos mediante exposiciones, conferencias y cursos. Además, es la responsable de la asistencia a los varamientos en la costa gallega, de la gestión del banco de muestras de estas especies, de la recuperación de animales heridos y de los estudios poblacionales.En la vertiente atlántica española existe una población de orcas (Orcinus orca) con una tasa de reproducción muy baja y que sufre grandes amenazas. Las interacciones con la pesca de atún rojo y con los barcos las hacen muy vulnerables. “Las orcas son unas grandes desconocidas”, señalan desde CEMMA”, que con este proyecto pretende aportar información científica sobre la especie para revertir la mala apreciación social que se tiene sobre ella y orientar esta situación hacia la conservación.

Bahía de Santander 2030

Fundación Naturaleza y Hombre es la organización cántabra responsable de esta iniciativa. Creada en 1994, sus objetivos giran en torno a la conservación del patrimonio natural, prestando especial atención a la conservación de espacios protegidos, la restauración de ecosistemas y la protección de especies amenazadas. La propuesta seleccionada actuará sobre hábitats y especies de la bahía de Santander.En esta área se concentra buena parte de la población de la Comunidad de Cantabria, lo que aumenta el impacto negativo de las distintas actividades humanas e industriales sobre los ecosistemas costeros. Desde la organización señalan que “esté proyecto supone una oportunidad para la naturaleza de la bahía de Santander. Estamos en un momento crítico para la conservación de la biodiversidad, en el que ayudar a la recuperación de humedales litorales es fundamental para la sociedad”.

Santander for the Seas forma parte de la nueva línea de innovación ambiental puesta en marcha por Fundación Banco Santander dentro de su plan de Recuperación de Patrimonio Natural. Esta institución trabaja desde hace más de veinte años en la conservación, la protección, la restauración y la mitigación del cambio climático. “La situación actual ha puesto de manifiesto una crisis medioambiental que las organizaciones especializadas llevaban mucho tiempo anunciando. Esto hace más necesario que nunca promover iniciativas que protejan la biodiversidad y la conservación del entorno marino y las especies que lo habitan. Santander for the Seas ayudará a mejorar estos ecosistemas”, explica Borja Baselga, director de la Fundación.