Economía | Empresas

Los productores de ron, whisky o licores temen que la inflación frene las ventas

Cree que no será hasta 2023 cuando se puedan alcanzar niveles de ventas similares a los de 2019, siempre que se consoliden las buenas expectativas que presenta 2022

Bosco Torremocha, director de Espirituosos España.

Bosco Torremocha, director de Espirituosos España. EE

Los productores de bebidas alcohólicas de alta graduación temen el efecto que puede tener el actual contexto de inflación sobre la demanda de los consumidores. Aunque el consumo de bebidas espirituosas alcanzó en 2021 los 165 millones de litros -un 9,9% más que en 2020- los fabricantes de ron, whisky, ginebras, brandy o licores temen que el alza de los precios que sufren las familias lastre la recuperación del sector que se encuentra aún un 20% por debajo de los niveles previos a la pandemia.

«Estamos preocupados por el consumo y por la renta disponible de los españoles», decía este miércoles Bosco Torremocha, director de Espirituosos España, durante la presentación del informe socioeconómico de un sector que pese a todo, espera una evolución positiva de 2022, con «un buen verano» tras «una muy buena primavera».

El covid supuso un descenso de las ventas de entre el 30% y el 50% (llegando al 80% en algunos casos singulares) en 2020. Y tras un repunte del consumo, desde el sector ven con preocupación la posibilidad de que exista un «efecto champán», que devuelva los niveles a «una cierta atonía» por la inflación.

«Las expectativas son buenas, pero hay que corroborarlas. Recuperar los niveles de 2019 no debería ir más allá de 2023, pero para eso es necesario que el 2022 sea bueno, pero va a tardar todavía», abundaba Torremocha.

La estrecha relación de este tipo de productos con el canal de la hostelería (donde se registran 7 de cada 10 consumiciones), unida a la todavía lenta recuperación de la afluencia de turistas a España marcan la recuperación del consumo en un entorno de crecimiento disparado de los costes que cifran hasta en un 30% más.

El vidrio ha crecido entre un 15 y un 22% y el cartonaje se ha elevado más de un 20%. También ha escasez en cápsulas y tapones, a lo que se unen los problemas logísticos y de suministro de algunos materiales. No en vano, muchas bebidas destiladas usan diferentes tipos de cereales como materia prima. Y la guerra de Ucrania ha disparado el precio de los mismos.

En todo caso, los productores aseguran no tener en mente una subida de precios. «No se está trasladando no porque no haya razones para hacerlo sino que no se puede. Y eso va a generar un impacto clarísimo en la cuenta de resultados», afirmaba Torremocha en relación a los márgenes empresariales.

Según los datos de Espirituosos, en 2021 hubo un crecimiento de las ventas del canal de hostelería del 12,9% respecto al ejercicio anterior, que estuvo marcado por las restricciones de actividad y movilidad. Por su parte, las ventas en alimentación también se elevaron un 7,6%.

Entre los datos ofrecidos por la patronal se recoge un gasto medio anual por persona fuera del hogar en bebidas espirituosas por encima de los 52 euros, mientras que la media anual de gasto doméstico es de casi 9 euros.

En cuanto a las exportaciones, han crecido un 33%, con un valor de 838 millones de euros. Aquí sí superan a los niveles de 2019. Por categorías, las principales bebidas que salen fuera de nuestras fronteras son el whisky, el brandy y los licores. «Es un dato que nos encanta ver. Recuperamos ese músculo que siempre fue santo y seña de este sector», añadía Torremocha.

El sector de bebidas espirituosas presume de generar riqueza y empleo. En total, calcula haber aportado a las arcas públicas en 2021 más de 1.350 millones de euros. Además, por cada euro de valor añadido bruto generado por el sector, se generan otros 4 euros de valor añadido a la economía.

Para poder crecer, «es necesario mantener las condiciones fiscales, sin alterar la carga impositiva ya de por sí elevada, que soportan las empresas del sector», concluía el presidente de la patronal. “Estamos en un momento crucial, que requiere medidas excepcionales. Saber asumirlas en estos momentos será la clave para conseguir la pronta recuperación de todos los sectores afectados por esta crisis sin precedentes en nuestro país”.

Comentar ()