Economía

¿Cuándo iremos de vacaciones en coche eléctrico como si fuera de gasolina?

Agosto, operación salida. Un año más no has podido evitar sumarte a la salida masiva de coches, no quieres privarte de un sólo día de playa. La noche anterior, con el estrés de las maletas, olvidaste enchufar el coche eléctrico. No te preocupa, te sobra carga en la batería para pasar Despeñaperros, mucho antes podrás parar a recargar en cualquier electrolinera.

Esta situación de la vida cotidiana no es de 2022. Quizá será de 2027 o de 2030. La electrificación del parque de automóviles no va cambiar nuestra vida, será la misma, aunque evitará nuestras emisiones que causan el cambio climático. Pero, a día de hoy, el coche eléctrico está muy circunscrito al entorno urbano. ¿Cuándo cambiará esta situación? ¿Cuándo podremos irnos de vacaciones con un coche eléctrico como si fuera de gasolina? Como hacemos ahora, sin grandes preocupaciones por dónde recargar, sin tener que estudiar las paradas de recarga, sin esperas, con un recarga aquí y ya compro patatas.

La recarga es la clave del futuro del coche eléctrico, para su impulso definitivo y su implementación. Puntos de recarga, muchos y rápidos. Aunque el futuro es halagüeño para el futuro del coche eléctrico, Carlos Bermúdez, gerente de movilidad eléctrica de Repsol, recalca que “queda mucho” para conseguir que los vehículos electrificados sean una realidad. El experto revela que aún se debe “avanzar en la calidad de los puntos de recarga”. “No debemos obsesionarnos con la cantidad de puntos, que también es importante, pero hemos de ir a una red en las que las electrolineras tengan bases ultrarrápidas que se asemejen a los tiempos de repostaje de los combustibles fósiles”. 

A su vez, pide a las instituciones españolas que se siga trabajando en “flexibilizar los puntos de recargas en los sitios públicos”. No obstante, el directivo especializado en el área de movilidad de Repsol recuerda que se han dado pasos de gigante en ciertos aspectos. “Antes había que pedir permiso en las comunidades de vecinos para instalar un punto de recarga, ahora solo hay que informar. En esa línea hay que seguir trabajando”, remarca.

Una electrolinera en casa

La gran diferencia del coche eléctrico respecto a los de combustión se nota en las casas. Ahora mismo en los bolsillos, quienes dependen de la luz para conducir gastan menos que los que llenan los depósitos. Es precisamente en los hogares donde se aprecia esta revolución. El sector doméstico de los cargadores apenas acaba de despegar en España.

“Está todo por hacer todavía”, afirma Nico Lecea, encargado del área de negocio de España y Portugal de Charge Amps. “Somos una empresa que viene del norte de Europa y en los países nórdicos, es un mercado más competido pero allí, por ejemplo, ya la venta de vehículo eléctrico supera a la vehículos combustión y esto de forma natural lleva acompasado el crecimiento de la infraestructura de recarga de vehículo eléctrico”, explica. Su empresa lleva poco en España pero ya observan crecimientos de dos dígitos. “El Gobierno está activando ayudas que favorecen los productos de carga y cada vez la gente está más concienciada. Donde antes no veías un coche eléctrico, ahora sí que empiezas a ver los híbridos, empiezas a ver coches eléctricos. Es cuestión de tiempo, vemos el sector con mucha salud y desde luego con mucho, mucho por hacer todavía”, asevera.

El Gobierno de Pedro Sánchez, en su intento de descarbonizar el parque automovilístico español, puso en marcha el PERTE para el desarrollo del vehículo eléctrico y conectado. El Ejecutivo destinará 4.300 millones de euros provenientes de los fondos europeos para “la creación del ecosistema necesario para el desarrollo y fabricación de coches”. La previsión de Moncloa es que estas inversiones puedan generar 140.000 puestos de trabajo.

Una parte importante del empleo que se proyecta dentro de la electrificación de los coches recae en el terreno de la instalación de cargadores. Se necesitan instaladores nos explican en la empresa de instalación Cargrove. “Hemos pasado de hacer diez instalaciones a cien cada semana.Los números hablan por ellos mismos y ya no solamente a nivel residencial en chalets, no solo, ya se está viendo en comunidades de vecinos que hacen instalaciones y preinstalaciones preparando cuartos de contadores”, afirma Julio Flores comercial de Cargrove.

“Hay un gran revulsivo con todos las aportaciones que los fondos de la UE”, asegura Manuel López, responsable de Renovables de Artesolar “España tiene que  acelerar esto, porque ahora mismo no llegamos ni al 4% de los cargadores que hay en Europa, una cifra muy baja”, añade.  Artesolar tiene una división de cargadores para el hogar, un ámbito que va a mejorar mucho en los próximos años. “Los cargadores se están trabajando cada vez más y más de si están haciendo circuitos más eficientes y más económicos que van a hacer que el mercado se desarrolle a mucha velocidad”, asegura López.

Más cargadores de coches eléctricos públicos

En 2022 ya existen 29.262 puntos de recarga en toda España de ámbito público, con un total de 11.057 localizaciones, para casi 700.000 turismos con motor eléctrico. Todavía con mucho terreno de crecimiento por delante.  

Las grandes compañías han visto una gran opción para posicionarse en el sector de los puntos de recarga.  Repsol, empresa con más puntos de recarga, cuenta con más de 2.000 bases para cargar, de  los cuales más de 350 puntos son de acceso público, entre los que se incluyen más de 100 de carga rápida, la mayoría situados en estaciones de servicio.

Los planes que hay ahora mismo son que en 2030 tiene que haber cerca de 3 millones de puntos de puntos en la carretera»

Nico Lecea, Charge Amps

Por su parte, Cepsa y Endesa se aliaron para impulsar la movilidad verde una propuesta diferencial en el mercado español y portugués de movilidad eléctrica gracias a su amplia capilaridad. Ambas empresas van a trabajar conjuntamente con el objetivo de desarrollar la que será la mayor red de recarga ultrarrápida de España y Portugal en carretera (on the go).

Iberdrola anunció recientemente la puesta en marcha de un ambicioso despliegue de puntos de carga para coches eléctricos. En concreto, tiene previsto colocar 150.000 dispositivos de recarga rápida.

El gerente de movilidad eléctrica de Repsol cree que el sector ha de seguir trabajando para que los costes de adquirir un vehículo eléctrico no sean diferentes frente al de los tradicionales. “Las baterías son un elemento diferenciador porque hacen que el vehículo sea más caro, si bien los costes se han reducido con el paso del tiempo”, arguye. “La industria está haciendo un esfuerzo extraordinario para que exista paridad”, zanja Bermúdez.

Matriculaciones de coches eléctricos en alza

Cada vez más. A pesar de que el coste de la electricidad se ha disparado durante los últimos meses a consecuencia de la falta de gas, el encarecimiento de las emisiones de CO2 o por la guerra de Ucrania, mes a mes hay una mayor demanda por adquirir un vehículo eléctrico.

De acuerdo a los datos de la patronal de vehículos Anfac, existen alrededor de 170.000 coches eléctricos. La cifra se dispara hasta casi los 700.000 si se suman los ciclomotores, motocicletas y otros coches que tiran de la energía eléctrica como lo son los híbridos enchufables con diésel y con gasolina. 

Entrando meramente en el coche eléctrico, las adquisiciones se han disparado un 4.838% en los últimos ocho años. Por ejemplo, en 2013 apenas se matriculaban unos 1.469 coches mientras que a cierre de 2021 la cifra llegó hasta los 71.079 coches.

El aumento de compras de coches eléctricos seguirá en aumento durante 2022 y, por ejemplo, en mayo de 2022 han crecido un 12,6% respecto al mismo período del año pasado.  En el periodo comprendido entre los meses de enero y mayo, las matriculaciones de coches eléctricos nuevos acumularon 13.169 unidades, un 65,27% más que en 2021.

Pero para que el coche eléctrico sea una realidad en nuestras carreteras hacen falta inversiones. Y, de momento, las empresas y las instituciones públicas han recogido el guante. Si bien es cierto que el sector energético y el de automoción chocaron por quién debía ser el que liderara las operaciones, las compañías más importantes sellaron la paz y reman en la misma dirección.

Por ejemplo, Grupo Volkswagen y Seat movilizarán 10.000 millones de euros, junto con otros 62 socios para implementar la movilidad eléctrica en España. Esta cantidad, no obstante está supeditada a que se produzca una resolución positiva del PERTE VEC, propulsado por el Ejecutivo.  

Vacaciones de enchufe en enchufe

Una lluvia de millones de Europa, una crisis de precios de petróleo y un futuro indefinido para los consumidores que les basta con saber qué coche comprarse en los próximos años. 

Carlos Bermúdez de Repsol prefiere guardar cautela, si bien prevé que en diez años “el coche eléctrico será una realidad” y en las carreteras españolas se verá un mix de vehículos de combustión y enchufables. Pero hay visiones más optimistas.

Una persona que compró un vehículo de combustión hace tres años, no lo va a cambiar mañana»

Nico Lecea, Charge Amps

“En 2030, sin ninguna duda, pero en 2023 y 2024 ya nos vamos a poder mover con bastante autonomía por España, aunque tengamos que llevar siempre un programa que indique dónde están los puntos de recarga, no solamente porque te indique donde están físicamente, sino también la ocupación de ese punto de recarga”, afirma Manuel López de Artesolar. 

“Para que llegue el punto de ir despreocupado con tu coche eléctrico significa que habrá habido una transformación completa del parque de vehículos y eso es una cosa que lleva tiempo. Una persona que compró un vehículo de combustión hace tres años, no lo va a cambiar mañana, lo cambiará dentro de siete, a lo mejor, con lo cual ahí ya tenemos un horizonte temporal que tiene que pasar para que los coches de combustión dejen de estar entre nosotros. Y eso no va a ser ni mucho menos rápido”, reflexiona Nico Lecea de Charge Amps.  “Tiene que crecer la infraestructura. Los planes que hay ahora mismo son que en 2030 tiene que haber cerca de 3 millones de puntos de puntos en la carretera. Ese puede ser un escenario en el que puedas salir de tu casa sin la preocupación de dónde cargo mi coche», concluye.

Te puede interesar

Comentar ()