Economía

La inflación y las gasolinas disparadas engordan en 390 millones la recaudación vasca

Las tras haciendas vascas incrementan de enero a mayo un 7,1% la recaudación con un ingreso de 5.887 millones por el cobro de tributos.

Una persona muestra el ticket del precio de su gasolina en una gasolinera el día en que ha entrado en vigor la rebaja de 20 céntimos en el litro de la gasolina, a 1 de abril de 2022, en Pozuelo de Alarcón, Madrid (España). Desde hoy, 1 de abril, se aplica la bonificación mínima de 20 céntimos por litro de combustible para todos los ciudadanos en el territorio español. Del total de la bonificación, el Estado asumirá 15 céntimos y las petroleras un mínimo de 5 céntimos. Una medida puesta en marcha por el Gobierno hasta el próximo 30 de junio tras un pacto con los transportistas, como parte del llamado Plan de Respuesta al impacto de la guerra en Ucrania.

Es el dolor de cabeza de los ciudadanos y el maná de las arcas públicas. La inflación disparada y el alza imparable de los carburantes se ha convertido en uno de los motores de recaudación que más rédito está dando a las Haciendas. El caso de las tres haciendas vascas da fe de ello. En los cinco primeros meses de este año han recaudado, gracias fundamentalmente al incremento de los precios, 390 millones más que durante el mismo periodo del año pasado. La recaudación en concepto de IVA, vinculado a los precios del consumo, y de los carburantes, relacionado con el impuesto a los hidrocarburos, son la causa fundamental de la mayor recaudación.

El términos porcentuales los 5.887 millones recaudados entre enero y mayo de este año en el País Vasco representa un aumento del 7,1% respecto a los sucedido en 2021. En los casos de las haciendas guipuzcoana y alavesa el incremento es muy notable, de un 11,4% y un 11,9% más respectivamente. En el caso de la vizcaína es más contenido el aumento, del 4,2%.

La situación está permitiendo a las Haciendas recaudar tributos en un importe superior pero de manera desigual en cada uno de los territorios. Así, en Bizkaia se ha ingresado más de la mitad de los tributos, 3.477 millones. En su caso los vinculados a los hidrocarburos han experimentado un aumento del 15% respecto al año pasado. Supone un aumento porcentual que casi duplica incluso el del IVA, del 8,2% (1.264 millones) y el del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que ha mejorado un 6,3% (1.258 millones). En este caso, el Impuesto de Sociedades es el único que registra una reducción, del 3,2%.

IVA e Hidrocarburos

En el caso de Álava la Hacienda ha visto cómo los impuestos indirectos principales, como el IVA y el Impuesto de Hidrocarburos, aumentaban entre un 7% y 8%. Pero más aún lo han hecho el IRPF (11,2%) y el Impuesto de Sociedades (12%).

Por último, en Gipuzkoa la hacienda informa de un incremento recaudatorio del 11,4%, a causa fundamentalmente del incremento de los impuestos indirectos como el IVA y el Impuesto de Hidrocarburos que han aumentado en conjunto un 17,3%.

Precisamente ayer, uno de los principales contribuyentes de las haciendas vascas, la compañía Iberdrola, aseguró que el impacto fiscal de su actividad en Euskadi alcanzó el año pasado los 488 millones de euros. La compañía energética es, junto a Petronor, uno de los principales contribuyentes de la hacienda vasca.

En víspera de su Junta de Accionistas que tendrá lugar en Bilbao este viernes, Iberdrola también afirmó que el impacto económico que tiene en Euskadi ronda los 1.800 millones de euros y que el año pasado realizó compras y contrataciones con 500 proveedores vascos. En su plan de actuación para los próximos tres años contempla inversiones que supondrán un impacto de hasta 10.000 millones en el periodo 2022-2025.

Estas cifras, sin embargo, son inferiores a las que la propia compañía de Sánchez Galán facilitó en marzo pasado, tras un encuentro con el lehendakari Urkullu y en las que aseguraba que su impacto impositivo el año pasado fue mayor así como su aportación a las arcas públicas.

Te puede interesar

Comentar ()