Economía

La AIReF recorta su previsión de PIB al 4,2% y dispara la inflación al 7,8%

Cree que la economía española está aguantando "bastante bien" el escenario inflacionista y que el sector servicios y el turismo empujarán el crecimiento este año | El organismo no ha emitido aún previsiones de cara al próximo año

Aficionados del Glasgow Rangers, en la terraza de un bar de la Alameda, en Sevilla.

Aficionados del Glasgow Rangers, en la terraza de un bar de la Alameda, en Sevilla. Eduardo Briones / Europa Press

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) cree que España crecerá un 4,2% este año, una décima menos de lo que estimaba en mayo, sobre todo por la mayor persistencia de los altos precios. En lo relativo a la inflación, el organismo cree que de media se situará en el 7,8%, 1,3 puntos más que hace dos meses, según su nuevo Informe sobre la Ejecución Presupuestaria, Deuda Pública y Regla de Gasto 2022 de las Administraciones Públicas.

«Las previsiones están todavía un poco por encima del 4% gracias a la buena marcha del sector servicios y del turismo», ha explicado la presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, en rueda de prensa. El PIB apenas se revisa a la baja «pese a que el escenario inflacionista se complica» puesto que «sorprendentemente, la economía española está aguantando bastante bien». La AIReF no ha compartido previsiones relativas a los años siguientes, porque, ha explicado, así lo exige la naturaleza de este estudio concreto.

Las nuevas previsiones macroeconómicas de la AIReF sitúan el crecimiento del PIB sólo una décima por debajo del último escenario planteado por el Gobierno (4,3%) en la Actualización del Programa de Estabilidad remitido a Bruselas. También están en línea con otros organismos de análisis, como BBVA Research, que ayer actualizó el crecimiento previsto para España este año al 4,1%. Es la misma cifra que ahora consta en las previsiones del Banco de España, aunque en su última actualización advirtió de que pronto quedarían obsoletas puesto que no tienen en cuenta el conflicto con Argelia, ni el dato de la inflación de mayo y junio, y tampoco incluye la prórroga de las medidas fiscales contra el impacto de la guerra.

Sin embargo, y aunque no incluyan cálculos concretos sobre 2023, la AIReF sí ha alertado que los riesgos a la baja se han intensificado de cara a final de año y principios de 2023, sobre todo por la guerra en Ucrania, que podría provocar un corte o recorte en el suministro de gas ruso, y por la escalada inflacionista. En este contexto, existe la posibilidad de que se produzca una recesión en el ámbito de la Unión Europea. En España, el principal riesgo reside del lado del consumo privado, ya que ya se está apreciando una merma de la capacidad adquisitiva de los hogares.

Asimismo, el organismo ha elevado tres décimas la previsión de déficit para este año hasta el 4,5% del PIB, un nivel que se sitúa aún por debajo de la previsión planteada por el Ejecutivo en el Programa de Estabilidad (5%).

No ve efectos de segunda ronda en la inflación

Por otro lado, AIReF ha asegurado que no percibe efectos de segunda ronda en la inflación, es decir, que no cree que los precios se estén retroalimentando en bucle. Se posiciona así del lado del Banco de España, que este viernes ha publicado un nuevo artículo analítico en el que constata que las empresas están subiendo los precios de venta en línea con el encarecimiento de sus costes, y que en general están reduciendo sus márgenes por culpa de la inflación.

En contraposición, en el Gobierno pesa la idea de que las empresas están registrando beneficios históricos a costa «del bolsillo de los consumidores».  «No vamos a consentir que el sufrimiento de muchos sea el beneficio de pocos», aseguró Pedro Sánchez al proclamar en el Congreso de los Diputados nuevos impuestos a los bancos y a las energéticas. También los sindicatos UGT y CCOO vienen denunciando desde hace meses que las empresas están aumentando sus márgenes, y generando todavía más inflación, al subir los precios de los productos y servicios que ofrecen más de lo que están aumentando los costes a los que tienen que hacer frente.

Falta de información y de un plan a medio plazo

Herrero ha vuelto a insistir en que a la Autoridad le falta información sobre el presupuesto en términos de contabilidad nacional, algo que atribuye a que «como no existen objetivos fiscales a cumplir parece que se ha perdido el interés». Pero ha advertido: «Si no se produce una supervisión fiscal sobre cuáles son las consecuencias futuras de las actuaciones públicas actuales podemos llegar a una situación en unos años que no sería deseable y sin márgenes de actuación».

Es algo sobre lo que la AIReF viene protestando a lo largo de los últimos años, exigiendo a Hacienda, una y otra vez, que elabore un plan fiscal a medio y largo plazo. «Seguimos sin saber cual es la actuación prevista para los próximos meses», ha lamentado, insistiendo en su importancia puesto que aunque «esta situación no va a terminar ya» -la de la guerra- «la situación de suspensión de reglas fiscales probablemente termine».

Te puede interesar

Comentar ()