Economía | Empresas

La banca española hace que el Ibex no pierda los 8.000 puntos tras la subida de tipos del BCE

Bankinter y Banco Sabadell han llegado a subir en el Ibex 35 hasta un 7%

Panel del Ibex 35 en la sesión del 4 de marzo

Panel del Ibex 35 EFE/Vega Alonso

La banca española ha celebrado por todo lo alto el anuncio del Banco Central Europeo (BCE). La institución ha subido los tipos de interés 50 puntos básicos los tipos de interés, un incremento agresivo que no se producía desde hace 22 años.

El movimiento de Christine Lagarde ha propiciado que la banca haya cerrado con subidas importantes, aunque justo después de la decisión han sido mayor. Minutos después de que el BCE subiera los tipos de interés, Bankinter o Banco Sabadell se han disparado un 6,5% mientras que CaixaBank supera el 4,5% de ganancias. BBVA y Santander también se suman al derroche inversor se apuntan subidas de casi el 2%. Finalmente, Bankinter ha subido un 5,6%; Sabadell, un 2,7%; CaixaBank, un 2%; BBVA, menos de un 1%; y Banco Santander se ha dado la vuelta con una caída del 0,3%

Las previsiones de los analistas daban por hecho que se produciría un encarecimiento del dinero en 25 puntos básicos, pero la semana pasada Reuters avanzó que el Banco Central Europeo sopesaba incrementarlo en el doble, algo que al final ha terminado por suceder. En las jornadas posteriores a ese rumor las entidades financieras también subieron notablemente sobre el parqué.

Con todo, el Ibex 35 cogía carrerilla tras la decisión del BCE, después de haber cotizado plano, pero luego se ha dado la vuelta para cerrar con una moderada caída del 0,2%, aunque ha logrado mantenerse por encima de los 8.000 puntos.

Los valores relacionados con el consumo han registrado caídas importantes y han sido los que han llevado al Ibex al rojo. Así, Meliá Hotels se ha dejado un 3%, Repsol, un 2,56% y Telefónica ha caído un 2,32%.

El euro también está celebrando el incremento de los tipos de interés y se revaloriza casi un 1% después del anuncio del Banco Central Europeo. En concreto, la moneda única ya tiene un valor de 1,027 por cada dólar, una vez que se alcanzó la paridad respecto al billete verde hace pocos días.

No es la única subida que se espera. El BCE podría incrementar el coste del euro una segunda vez en septiembre, aunque todavía no ha anunciado de cuánto será este segundo incremento, ya que dependerá de cuáles sean las perspectivas sobre la inflación.

Te puede interesar

Comentar ()