Economía | Empresas

Los supermercados se desmarcan de las cestas de Yolanda Díaz: "No son útiles"

La vicepresidenta y el titular de Consumo descartan imponer tops de precios y fían a la oferta comercial de cada empresa la composición de una cesta de productos básicos

La vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, junto al ministro de Consumo, Alberto Garzón.

La vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, junto al ministro de Consumo, Alberto Garzón. Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

El encuentro mantenido este lunes entre las grandes patronales de la distribución alimentaria y la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz, ha terminado sin acuerdo. La también ministra de Trabajo ha asegurado al término de la reunión que las organizaciones empresariales que representan a compañías como Mercadona, Lidl o Alcampo, se han comprometido a estudiar sus propuestas. Aunque desde las patronales rechazan que la idea planteada junto al ministro de Consumo, Alberto Garzón, sirva para aliviar la situación de los hogares como consecuencia de la alta inflación.

Aunque Carrefour ha presentado este lunes su cesta con 30 productos básicos por 30 euros que estará disponible hasta el 8 de enero, el conjunto del sector no cree que sea la solución más adecuada. «No compartimos que la elaboración de una cesta básica común sea una buena idea», ha expuesto Ignacio García Magarzo, director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

«Además de algún problema jurídico, nos parece que un acuerdo de ese estilo sería adecuado para algunos consumidores y para otros no», ha añadido. Asimismo, ha asegura que han trasladado a la vicepresidenta Díaz que sus empresas «no lo consideran útil para solucionar los problemas que tiene el comercio de alimentación y el IPC de alimentación», ha rematado.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, ha insistido en que «el marco legal no contempla la posibilidad de llegar a acuerdos entre las empresas de distribución sobre nada que afecte a la competencia entre las empresas».

Sobre la propuesta concreta de que cada cadena elabore su propia cesta de productos básicos con huevos, carne, fruta, verdura y pescado frescos, desde esta patronal responden que «cada consumidor se puede hacer su cesta que mejor se ajuste a sus necesidades de acuerdo a la política comercial de cada empresa», ha dicho. «Cada compañía hará lo posible para que el consumidor obtenga la cesta de productos al mejor precio posible y eso ya está en el mercado», ha añadido.

Tras las advertencias de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Díaz ha defendido que su propuesta de acuerdo entre distribución y consumidores una cesta con precios fijos hasta después de las navidades es «perfectamente legal».

«Cada empresa de distribución tiene sus propios proveedores, sus propias características y sus propias negociaciones. Y si se intenta acordar una cesta de la compra tipo eso distorsiona las relaciones de las empresas de distribución con los proveedores», ha abundado Javier Millán-Astray, director de la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged).

«Podemos seguir analizando y viendo cómo mejorar los precios, por su puesto, pero eso ya lo hace cada empresa por pura supervivencia todos los días», ha abundado. Su sensación es que «se está proyectando una imagen del sector que no tiene absolutamente nada que ver con la realidad», ha rematado.

Rebajas fiscales

Frente a las propuestas procedentes del Gobierno, las patronales han instado a rebajar el IVA de la alimentación, lo que conseguiría un alivio en el bolsillo de los consumidores finales. También han pedido otras medidas fiscales como que se deflacte el IRPF en el sector de la alimentación o que se les apliquen bonificaciones similares a las que tienen en la industria electrointensiva.

Además, han reclamado que se analicen por parte del Gobierno los costes regulatorios que deben afrontar las compañías por las nuevas normas medioambientales promulgadas por el propio Ejecutivo en los últimos meses, que gravan los plásticos o los productos fluorados.

Nueva reunión tras el G-20

Según ha expuesto Díaz, tanto las asociaciones de consumidores y usuarios, como las distribuidoras han hecho multitud de propuestas. Sin embargo, la falta de tiempo este lunes ha impedido abordarlas en profundidad. Por eso, se han emplazado a un nuevo encuentro tras la celebración del G-20 al que acudirá Díaz.

El Ministerio de Consumo tiene previsto elaborar a través de la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición una propuesta basada en le que pueda servir de indicador y guía a las distribuidoras para elaborar la cesta de productos básicos propuesta, según ha señalado Garzón.

Te puede interesar

Comentar ()