Economía

Así te afectará la bajada de IRPF que ha aprobado el Gobierno

Un trabajador que gane 18.000 euros anuales se ahorrará 700 euros en su declaración, lo mismo que un jubilado con una pensión de 16.500 euros

Monedas y Billetes Pixabay

El Gobierno ha anunciado este jueves un paquete fiscal, una vez que algunas comunidades autónomas hubieran hecho por su cuenta una revisión de los impuestos que pagan los contribuyentes en las últimas semanas. Las CCAA autónomas en las que el PP tiene el poder iniciaron esta guerra, forzando al Ejecutivo a modificar los impuestos.

Así, como ya ha informado este medio, Hacienda ha puesto en marcha una rebaja en el IRPF a las rentas más bajas, cambios en el impuesto de sociedades y un «impuesto a la solidaridad» a los millonarios. María Jesús Montero, titular de la cartera, ha insistido en que la primera medida no supone una deflactación -ni ajuste- del IRPF. Es decir, se produce una ampliación de la reducción que existían para las nóminas inferiores a los 18.000 euros brutos, hasta los 21.000 euros.

Las rebajas: 746 euros para un sueldo de 18.000

La medida que más afectará al bolsillo de los contribuyentes con menos ingresos será este aumento de la reducción por rendimientos del trabajo de
18.000 a 21.000 euros, del que se verán beneficiados los sueldos brutos
entre 15.000 y 21.000 euros
. Según el Ministerio estos representan el 50% de los trabajadores y costará al Gobierno casi 1.900 millones de euros, que dejará de recaudar, pero que al mismo tiempo no tendrán que pagar los trabajadores.

«Con esta medida, el trabajador que hoy gana 18.000 euros se ahorrará 746 euros al año», ha apuntado Montero, recalcando también que con la deflactación del IRPF anunciada por otras comunidades autónomas -sin citar ninguna en concreto- aquellos que ganan menos de 18.000 euros ahorrarán apenas 23 euros. Ese será el ahorro que se producirá en el caso de un trabajador sin descendientes, aunque la casuística puede variar dependiendo del hogar y tipo de familia.

689 euros para un pensionista que gana 16.500

En el caso de un pensionista mayor de 65 años con una pensión de 16.500 euros, conseguirá ahorrar un 47%, en concreto, 689 euros. En cambio, en el de un empleado monoparental que tiene dos hijos y su sueldo anual ronda los 18.500 euros obtendrá un ahorro de 516 euros, todo según los ejemplos que ha facilitado este jueves Hacienda.

Además, con este cambio sube el mínimo de tributación para un contribuyente soltero y sin hijos, de 14.000 euros a 15.000 euros. Es decir, que un trabajador que hoy gana el salario mínimo interprofesional, fijado en 14.000 euros, no tributará por IRPF cuando el Gobierno aumente el SMI en 2023. También supone que un trabajador que hoy gana 14.500 euros y tributa por IRPF dejará de pagar el impuesto.

Autónomos y pequeñas empresas pagarán menos

El Ejecutivo de Pedro Sánchez también ha anunciado rebajas fiscales para las empresas y autónomos. Así, el Ministerio de Hacienda reducirá el tipo nominal del impuesto de sociedades para las pymes que ganen menos de un millón de euros.

Con esta reducción del tipo nominal para las pequeñas empresas, del 25% al 23%, Hacienda estima que habrá un ahorro de 292 millones de euros entre los 407.384 beneficiarios potenciales. De la misma manera, esta será la cantidad que no tendrán que pagar estas empresas, en teoría las más afectadas por la crisis energética.

En cuanto a los autónomos, se ha optado por una rebaja adicional del 5% en el rendimiento neto de módulos, hasta los 2.000 euros anuales. En total, se ahorrarán 68 millones. Con todo, el Ministerio de Hacienda eleva del 5% al 7% la reducción para gastos deducibles de difícil justificación en la tributación en régimen de estimación directa simplificada de los autónomos, lo que repercutirá en un ahorro de 116 millones de euros.

Los cálculos del gabinete de Montero es que se beneficiarán más de medio millón de profesionales por cuenta propia en la rebaja de módulos y casi un millón de autónomos en el régimen de estimación directa simplificada. Además, se ha decidido que se prorrogará un año más los límites vigentes de exclusión en el sistema de módulos.

Del lado contrario, habrá un recargo para los grupos empresariales, con una limitación del 50% a la posibilidad de compensar pérdidas de filiales, con la que pretenden recaudar 2.400 millones durante los dos próximos años. Más el aumento de los tipos para los contribuyentes con rentas superiores a los 200.000 euros, y el impuesto a las grandes fortunas -de más de 3 millones de euros-.

Te puede interesar

Comentar ()