Nueve de cada diez hogares en España consumen pasta, con una media per cápita que se situó en 4,19 kilos/persona el año pasado.

La cifra supone un avance sostenido en los niveles de consumo que, durante la última década, han crecido un 10%. A pesar de este dato, España todavía está por debajo de la media de consumo per cápita en Portugal (6,6 kg) o en Francia (8 kg).

La pasta se mantiene así como una apuesta nutritiva para las familias, que cuentan con un elevado grado de conocimiento obtenido gracias a una experiencia de consumo, dentro y fuera del hogar, que ha hecho evolucionar su preferencias y expectativas en relación con lo que esperan de este alimento. El objetivo es trasladar al hogar la experiencia del restaurante con las formas, texturas y recetas que hagan más asequible la experiencia del restaurante.

La pasta alimenticia es un alimento muy consumido en todos los hogares dada su versatilidad y facilidad de preparación. Se trata de un producto asequible y nutritivo, considerado un alimento básico dentro de la dieta Mediterránea y que se incluye dentro del grupo de alimentos de consumo diario frecuente como base de una alimentación adecuada.

Con una fórmula sencilla y estable a lo largo del tiempo (harina de trigo duro molido y agua) la pasta ha consolidado su percepción como un producto natural que goza de confianza entre el consumidor.

Es un alimento apto para consumir en cualquier etapa de la vida y en cada una de ellas juega un papel importante para mantener el estado nutricional.

Con motivo del Día Mundial de la Pasta, que se celebra el 25 de octubre, y como «líder del mercado de la pasta alimenticia en España», Grupo Gallo pone en valor el papel que “este alimento juega en la dieta de los españoles y contribuir a divulgar los beneficios de su consumo sobre la salud y el bienestar de las personas».

«Desde hace más de 75 años, Pastas Gallo ha sido una marca icónica que puede mirar al futuro desde el profundo respeto a un legado que ha demostrado su compromiso con el consumidor y su cercanía con las familias de este país, manteniendo siempre una escucha activa, con voluntad real de estar al lado del consumidor para poder anticiparse a las necesidades de las familias», señaló el Grupo.

Innovación

Coincidiendo con esta conmemoración, Pastas Gallo subrayó que «calidad e innovación han sido dos variables constantes dentro de Gallo desde su nacimiento, en 1946, de la mano de José Espona».

«Él fue el artífice», añadió, «de la llegada del trigo duro a España y puso todo su empeño en convencer a los agricultores del cultivo de esta variedad, dando lugar a una pasta con propiedades aún hoy únicas en el mercado: una pasta con un índice glucémico más bajo, que no se pasa ni se pega, no desprende almidón durante el cocinado y permite una mejor conservación».

Desde entonces, continúa, «Grupo Gallo sigue estando a la cabeza en fabricación y comercialización de pasta alimenticia en España actualizando constantemente su propuesta de valor a las preferencias y posibles barreras para su consumo. Grupo Gallo se ha consolidado en el mercado español como marca líder en el mercado de la pasta seca, las salsas y las harinas como único fabricante nacional, ofreciendo una amplia variedad de pastas, con recetas totalmente adaptadas al gusto de los paladares españoles. El reconocimiento de los consumidores le avala con su fidelidad y una cuota de mercado cercana al 35% en pasta seca, un 29% en salsas y un 16% en harinas».