La compañía asesora de inversiones inmobiliarias, Stoneweg, ha realizado la venta de la antigua planta embotelladora de Coca Cola en Fuenlabrada, el que es un gran emplazamiento industrial en Madrid. La planta cuenta con 211.000 metros cuadrados de espacio industrial.

Tras estar durante dos años en manos de Stoneweg, la planta ha pasado ser de Thor Equities, empresa de gestión de activos industriales. Prevén una inversión de 600 millones de euros para convertir el emplazamiento en un centro de datos de última generación.

Jaume Sabater, director general de Stoneweg, ha catalogado la venta, que se realizó en representación del Grupo Icona Capital, como un «éxito». La plataforma Stoneweg, que tiene su sede en Ginebra, se dedica a identificar oportunidades inmobiliarias, estructurar productos de inversión y gestionar mandatos específicos en Suiza, España, Andorra, Italia, Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos.

Tras el cierre de esta venta, Max-Hervé George, CEO y fundador de Icona Capital manifestó que han trabajado «estamos muy satisfechos de que su ubicación y oportunidad hayan sido reconocidas por Thor».