Economía Nuevas previsiones para España

La OCDE también rebaja el crecimiento español de 2023, hasta el 1,3%

Este año, en cambio, el PIB avanzará tres décimas más de lo esperado, hasta el 4,7% | La inflación media de este año se situará en el 8,6%, y el próximo en el 4,8%

Kristalina Georgieva

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. EFE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha vuelto a recortar sus previsiones de crecimiento para el próximo año en España. Si en septiembre esperaba que el PIB español avanzase un 1,5% en 2023, ahora cree que será de solo un 1,3%. Es un tijeretazo en línea con los que durante las últimas semanas han acometido instituciones como la Comisión Europea, el Banco de España o la AIReF, apoyados en el estancamiento de la actividad durante el tercer trimestre (solo creció un 0,2%) y en que la guerra en Ucrania continuará tensionando los precios.

En cambio, de cara a este año el FMI pronostica que el crecimiento del PIB será mayor que el esperado, y en esa línea ha mejorado su previsión de un 4,4% a un 4,7% en 2022, por encima incluso de la del Gobierno y el resto de grandes instituciones. «La alta inflación mermará el poder adquisitivo de los hogares, pero los ahorros acumulados durante la pandemia impulsarán el consumo», explica la institución con sede en Washington, EEUU.

Así, la previsión para 2022 de la OCDE es superior a la que manejan tanto el resto de organismos que realizan previsiones macro. Así, frente al 4,7% que estima la OCDE se sitúa la previsión del 4,4% del Gobierno, del 4,5% de Banco de España y la Comisión Europea y del 4,3% del Fondo Monetario Internacional (FMI). Para 2023, en cambio, la previsión de la OCDE (1,3%) es superior a la de Bruselas (1%) y el FMI (1,2%), pero inferior a la de Banco de España (1,4%) y el Gobierno (2,1%).

La inflación será este año algo menor de lo esperado: el Fondo Monetario cree que los precios aumentarán un 8,6% este 2022, frente al 9,1% que estimaba en junio, el anterior informe del club de países que incluía estos datos. De cara a 2023, también ha recortado sus expectativas levemente, del 5% al 4,8%, cifra en la que espera que se mantenga la subida de los precios también en 2024.

«Se espera que el crecimiento se ralentice en 2023 y que continúe siendo moderado en 2024 [1,7%], sobre todo por el efecto de la inflación en el poder de compra de los hogares y porque la demanda extranjera será más débil. La subida de los tipos de interés en la zona euro pesará en la inversión empresarial, mientras que el gasto público se espera que continúe siendo dinámico gracias al efecto de los fondos europeos Next Generation», explica, recalcando también que la subida de los tipos de interés afectará al consumo de los hogares y al gasto en vivienda.

En cuanto a la tasa de paro en España, la OCDE considera que será del 12,9% tanto en 2022 como en 2023, frente a la previsión anterior que esperaba un 13,6% este año y un 13,9% el próximo. La nueva previsión para 2024 ha quedado ubicada en el 12,7%. El déficit público, por su parte, de 2022 será del 4,9%, una décima menos que el estimado en junio, mientras que la previsión para 2023 se ha mantenido sin cambios en el 4,2%. El pronóstico para el año siguiente se ha situado en el 3,7%.

Para el FMI, el mayor riesgo al que se enfrentan estas nuevas previsiones macroeconómicas tiene que ver con el impacto que podría tener en la actividad los planes europeos de consumir menos energía y con la evolución de la guerra de Ucrania, aunque «probablemente España se verá menos afectada por los cortes de gas que la mayoría de países europeos, ya que es menos dependiente de las importaciones de gas ruso».

Además, con respecto al riesgo de entrar en una espiral inflacionaria sin fin, el organismo apuesta por un pacto de rentas. Cree que un acuerdo entre sindicatos y empresarios para compartir la carga de la subida de los precios mitigará estos riesgos de que se produzcan los llamados efectos de segunda ronda, en la misma línea que el Banco de España, o la AIReF. Sin embargo, los agentes sociales no están negociando en esta dirección, encallados ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

Nuevo tirón de orejas sobre las ayudas: deben centrarse en los vulnerables

«Las medidas fiscales que buscan proteger a hogares y empresas de la subida de los precios de la energía deben revisarse periódicamente para asegurarse de que están justificadas, dirigidas a los más vulnerables y que son compatibles con los objetivos fiscales y medioambientales», expone el informe. Es algo que el Gobierno se está planteando solo ahora. Asimismo, el FMI subraya que las medidas deben ser temporales, y que cuanto más tarde se haga esta tarea mayor será el esfuerzo a realizar para reducir su impacto medioambiental.

A la vez, recalca que para apoyar la inversión y aumentar la productividad será clave un uso eficiente y a tiempo de los fondos europeos Next Generation, los que la Unión Europea aprobó para que los países pudieran hacer frente a la crisis provocada por el Covid. «Un uso más rápido de los fondos europeos acelerará la recuperación», sentencia.

A nivel mundial, el PIB crecerá un 3,1% en 2022 y al 2,2% en 2023

A nivel global, la OCDE no espera una recesión, pero sí una fuerte desaceleración de la economía. El grupo espera que el producto interior bruto (PIB) mundial aumente un 3,1% en 2022, y que se frene hasta el 2,2% en 2023, para volver a acelerarse hasta el 2,7% en 2024. «Nuestro escenario central no es una recesión global, sino una desaceleración significativa del crecimiento de la economía mundial en 2023, así como una inflación aún alta, aunque decreciente, en muchos países», ha indicado Álvaro Santos Pereira, economista jefe interino de la OCDE.

En cambio, si solo se tiene en cuenta el conjunto de los miembros que conforman este «club», la expansión de su PIB será del 2,8% en 2022, 0,8% en 2023 y 1,4% un año después. En el caso de la zona euro, la OCDE anticipa que el PIB crecerá un 3,3% este año y se desacelerará un 0,5% en 2023 para crecer un 1,4% un año después. Asia será el principal motor de crecimiento en 2023 y 2024, mientras que Europa, América del Norte y América del Sur tendrán un crecimiento muy bajo.

Te puede interesar

Comentar ()