Economía

Los economistas prevén que el PIB crecerá un 1,1% en 2023, la mitad que el Gobierno

Las previsiones de 19 organismos arrojan un avance del PIB muy por debajo del esperado por el Ejecutivo para el próximo año, así como una inflación media del 4,1%

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una sesión de control al Gobierno en el Senado.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una sesión de control al Gobierno en el Senado. Ricardo Rubio / Europa Press

La persistencia de la inflación, sobre todo por las tensiones energéticas, y la incertidumbre como consecuencia de la guerra en Ucrania cada vez alejan más la recuperación de España tras la pandemia. El conjunto de los organismos que publican previsiones macroeconómicas en España ahora cree que el país crecerá este año una décima más de lo esperado hace tres meses, un 4,5%, por los buenos datos del tercer trimestre. Pero eso no será suficiente para recuperar el nivel que quedó atrás con la llegada del covid, y probablemente tampoco lo sea lo que suceda en 2023, cuando el alargamiento del conflicto bélico empujará a la economía a crecer tan solo un 1,1%, según los mismos analistas. Es la mitad de lo que espera el Gobierno (2,1%).

Ese limitado avance es la media que se obtiene si se tienen en cuenta los pronósticos realizados por los 19 organismos económicos que ha recopilado el centro de estudios Funcas, en lo que se conoce como su panel de previsiones, que se publica dos veces al trimestre. La previsión máxima se sitúa en el 2,2% (de la Cámara de Comercio de España) y la mínima, en el 0,7% (de la misma Funcas, que emite sus propias estimaciones).

La media que ahora se espera para 2023 es ocho décimas inferior a la que los analistas manejaban hace dos meses, y 1,9 puntos menor que la de hace seis meses. Como ya han expuesto estas instituciones, la actividad económica ha perdido fuelle durante los meses de verano, y el endurecimiento de las condiciones financieras en todo el mundo más la exposición a la guerra en Ucrania por la dependencia europea del gas ruso ha llevado a que en España el dinamismo que venía alcanzando la actividad económica haya perdido fuerza. Por eso, 16 de los panelistas ahora esperan un 2023 peor que hace dos meses.

InstituciónPIB 2022PIB 2023IPC medio 2022IPC medio 2023
Gobierno4,42,1
Banco de España (octubre 2022)4,51,48,75,6
Comisión Europea4,518,54,8
FMI4,31,28,84,9
OCDE4,12,28,14,8
Analistas Financieros Internacionales (AFI)4,50,98,54
BBVA Research4,419,34,9
CaixaBank Research4,519,14,5
Cámara de Comercio de España4,12,28,43,9
Centro de Estudios Economía de Madrid (CEEM-URJC)4,6194,6
Centro de Predicción Económica (CEPREDE-UAM)4,51,58,93,9
CEOE4,60,88,53,9
Equipo Económico (Ee)4,61,98,54,2
EthiFinance Ratings4,40,98,64,3
Funcas4,50,78,64,6
Instituto Complutense de Análisis Económico4,61,58,53,8
Instituto de Estudios Económicos (IEE)4,51,28,53
Intermoney4,31,48,54
Mapfre Economics4,418,84,8
Oxford Economics4,50,88,63,5
Repsol4,318,63,3
Santander4,518,75,4
Metyis4,60,98,63,8
Universidad Loyola Andalucía4,51,18,93,2
Fuente: panel de previsiones de Funcas

Ante el encarecimiento de la energía, la previsión media de las instituciones contempladas por Funcas para la tasa de inflación media de 2022 ha subido hasta el 8,7%, una décima más que en septiembre. El incremento es mucho mayor de cara a 2023, cuando esperan que los precios aumenten un 4,1%, tres décimas más. La subyacente, que no tiene en cuenta los precios de la energía ni de los alimentos no elaborados por considerarlos más volátiles, asciende al 5% para 2022 y al 4% para 2023, estando esta última prácticamente al mismo nivel que la tasa general.

En este caso, los analistas más pesimistas apuntan a una tasa de inflación media del 9,3% este año y del 5,4% para el próximo (BBVA Research, en ambos casos). El Instituto de Estudios Económicos (IEE) es quien emite una tasa de inflación media más baja para 2023, situándola en el 3%. El Gobierno no publica sus estimaciones de inflación, pero sí lo hacen los organismos más relevantes, como el Banco de España, la Comisión Europea, el FMI o la OCDE, que apuntan a un avance de los precios de alrededor del 5%.

«La preocupación en torno a la inflación y a sus costes para los hogares y las empresas se refleja en la opinión de los analistas acerca de la política económica. Así pues, si bien la mayoría de panelistas coincide en el carácter expansivo de la política fiscal en la actualidad, crece el número de opiniones que consideran que esta política debería ser más neutra o incluso restrictiva con relación al ciclo económico. Asimismo, para todos los panelistas la política monetaria no debería ser expansiva, sino neutra o restrictiva», recoge el think tank dedicado a la investigación económica y social.

En sus últimas intervenciones públicas, la ministra de Asuntos Económicos ha deslizado que el Gobierno está valorando cómo restringir algunas de las ayudas ahora dispuestas, como la bonificación al combustible, a las rentas más bajas. Para algunos economistas, las medidas del Ejecutivo que están dirigidas a toda la población son regresivas y podrían resultar inflacionista, al estar contribuyendo a un mayor consumo. Sin embargo, si los precios reflejasen el incremento real que están sufriendo, el consumo descendería. El Banco de España calcula que en julio la subida habría sido 3 puntos mayor de lo que fue, del 10,8 al 13,8%, sin las medidas del Gobierno.

Con respecto al mercado laboral, los panelistas creen que la tasa de paro se mantendrá contenida el año que viene, al mismo nivel que estiman para este año, del 13%. En este caso la diferencia entre analistas es menor, ya que los que más paro esperan contemplan una tasa del 13,6%, y los que menos, del 12% para 2023. Las cifras de afiliación a la Seguridad Social están mostrando consistentes avances mes tras mes, aunque a un ritmo inferior al mostrado durante la primera parte del año. A pesar de que las previsiones de este año son inferiores a las de hace tres meses (tres décimas), no se estima que haya sustanciales cambios en el mercado de trabajo.

Los panelistas son pesimistas con respecto al contexto internacional. En general, opinan que la economía mundial se debilitará, y recuerdan que la economía europea está siendo una de las más golpeadas por la crisis energética, lo que empuja a una desaceleración generalizada. Los economistas son pesimistas, asumiendo que la situación se mantendrá o incluso irá a peor en los próximos meses, pero la buena noticia es que consideran que la mala racha sea transitoria, con crecimientos de entre el 0,5 y el 0,7% para los tres últimos trimestres de 2023, tras uno primero de estancamiento.

Te puede interesar

Comentar ()