Economía | Empresas

Telefónica estudia medidas para compensar el alza de costes por la subida de salarios

La compañía reúne a sus diferentes áreas para que los directivos busquen ahorros de costes

Fachada de la sede de la multinacional española Telefónica, situada en la Ronda de la Comunicación, en el denominado Distrito Telefónica

Fachada de la sede de la multinacional española Telefónica EP

Telefónica no es ajena a los tiempos complicados que ha dejado la guerra en Ucrania. La empresa de telecomunicaciones ya admitió que los costes energéticos dentro de la compañía han supuesto un importante incremento en su hoja de gastos.

Los proveedores, que también están en la misma situación que el resto de las empresas, se vieron obligados a encarecer sus servicios por lo que la operadora también ha soportado nuevos costes extra en los últimos trimestres del año.

Por otra parte, sindicatos y empresa firmaron en su última actualización del convenio colectivo es que si el IPC acumulado del periodo 2019 a 2022 (ambos incluidos) fuera superior a los incrementos pactados, «ambas partes se comprometen a revisar las tablas salariales con efectos de 1 de enero de 2023 para garantizar que no se produzca pérdida». En años anteriores se había pactado una subida del 1,5% de los salarios y para este 2022, un 1%.

No obstante, esa revisión está sujeta a que finalice el año para conocer el porcentaje exacto con el que cerrará este 2022. Y lo cierto es que Telefónica, con voluntad de subir los salarios pactados, tendrá un incremento en su masa salarial una vez finalicen las negociaciones con los sindicatos. Ángel Vilá, CEO de la compañía, avisó que “aún no se habían iniciado” las conversaciones con los empleados.

Con este panorama, según ha podido saber este periódico, la compañía ha planteado a los principales directivos de las diferentes áreas de las diferentes filiales que se adecuen a los tiempos que corren y presenten un plan de ajuste para ahorrar costes. Según las fuentes consultadas, estas iniciativas van desde renegociar los contratos con los diferentes proveedores con los que se trabaja, renegociaciones en salarios y salidas puntuales de empleados.

No obstante, las mismas fuentes indican que en ningún caso se producirá un plan de salidas masivo como el que recientemente se acometió. Además, estas bajas en plantilla siempre serán “negociadas” y de aquellos trabajadores que no estén adheridos al convenio que se rubricó hace un año. Es decir, que los principales afectados serían altos directivos y jefes de área.

La compañía, en este sentido, dejan claro que “en ningún caso se va a negociar un plan de salidas y no se producirán salidas” y remarcan que este tipo de ajustes de costes entran dentro de la lógica del “contexto” en el que se mueve el mercado laboral y empresarial. Cabe recordar, en este sentido, que la empresa dirigida por José María Álvarez-Pallete es la única del sector de las telecomunicaciones que se ha comprometido a subir sueldos en base a la inflación, que ha llegado a estar por encima del 10% durante algunos meses del año.

Salarios y energía

El incremento entre los precios de la energía y la subida salarial provocará, según fuentes del sector de las telecomunicaciones, unos costes extra que superarán la barrera de los 150 millones de euros, de ahí que la operadora tenga que hacer un plan de ajuste.

De acuerdo a las fuentes consultadas, Telefónica ha tenido que soportar una carga de unos 40 millones de euros adicionales durante el último trimestre del año a consecuencia de la subida en los precios de la energía.

A esta cifra hay que sumarle los 70 millones de euros que, de acuerdo a fuentes sindicales, tendrá que abonar de más a los empleados de la operadora en España. En la actualidad, hay unos 15.000 trabajadores en la filial de los cuales 12.000 tienen blindado su contrato para que las subidas sean en base al convenio anteriormente citado.

Subida de precios en base al IPC

Para paliar el incremento en los costes generados por la crisis derivada de la guerra en Ucrania, Telefónica también ha puesto en marcha una subida de precios generalizados en sus productos, algo que también se han visto en la necesidad de hacer sus competidoras.

Movistar subirá sus precios en España un 6,8% de media a partir del próximo mes de enero, ya que el aumento de las tarifas no será el mismo para todos los abonados y dependerá de los servicios (fibra, datos móviles y televisión) que tengan contratados en MiMovistar, su nueva apuesta por personalizar los paquetes convergentes de la operadora.

No obstante, ni las promociones de la compañía, ni la otra marca de conectividad y telefonía de Telefónica en España, O2, se verán afectadas por la medida. Cabe recordar, en este sentido, que hasta la fecha, el sector de las telecomunicaciones ha sido deflacionista y no ha trasladado la inflación al cliente en el último año por la hipercompetitividad del mismo y la tendencia al ‘low cost’.

Te puede interesar

Comentar ()